OPINIÓN

La mentira de las vacantes

Un fallo de la jueza Liberatori dejó en claro que el Gobierno porteño mintió al hablar de 54 escuelas nuevas: son las mismas que viene mencionando desde 2008. Faltan 22 mil lugares para niños y niñas, sobre todo en la zona sur y de Retiro.

Werner Pertot


Una sentencia de la jueza Elena Liberatori desnuda la política del Gobierno porteño hacia la falta de vacantes y deja en claro que la promesa de las 54 nuevas escuelas no es más que otra mentira de campaña. La magistrada advirtió en su fallo que esas escuelas “nuevas” son las mismas que vienen promocionando desde 2008. Es decir, desde el primer año que gobierno de Mauricio Macri en la Ciudad. Indicó además que las madres y padres que no pueden ubicar a sus hijos o hijas en la zona sur terminan teniendo que llevarlos a escuelas que quedan lejos de sus casas, lo que favorece el ausentismo. También indicó que el Ministerio de Educación porteño, que conduce Soledad Acuña, recibió seis oficios consecutivos antes de entregar los datos mínimos que pedía su tribunal. Finalmente, la jueza consiguió la información de los supervisores escolares. La magistrada ordenó pagar una ayuda económica a las familias que vivan a más de 10 cuadras de la escuela donde cursan sus hijos o hijas.  Y garantizas las vacantes en la zona sur, que es donde más faltan.

La discusión sobre las vacantes se renueva año a año por un sencillo motivo: faltan escuelas, faltan jardines y, por ende, faltan vacantes. Para 2019, se calcula que 22 mil niños y niñas quedaron fuera del sistema escolar, esto por no mencionar las escuelas que se quedan sin clases por las ratas u otras situaciones deplorables (la misma jueza Liberatori tuvo que dictar otro fallo para que le habiliten el gas a la escuela artística Yrurtia). En 2016, los legisladores del FIT Patricio Del Corro y Myriam Bregman presentaron un amparo por la situación de la falta masiva de vacantes. El proceso, a cargo de la jueza Liberatori, tomó años, entre otras cosas, por las dilaciones del Ministerio de Educación, que la magistrada documenta en su sentencia. “El ministerio de educación ha efectuado reiterados recortes arbitrarios de información sin explicar o hacer referencia alguna a los criterios de tal proceder, generando inconsistencias en los números informados oficialmente en las presentaciones hechas en este expediente, incumpliendo así con el recaudo constitucional de brindar información transparente, adecuada, integral, veraz y oportuna”, sostuvo Liberatori.

Finalmente, la jueza cortó por lo sano y fue directo a los supervisores escolares para pedirles la información que necesitaba. Además, hizo audiencias en las que las familias sumaron datos sobre el periplo para conseguir una vacante. La magistrada indicó que en los casos que se judicializan el ministerio de Acuña suele hacer ofertas de vacantes no viables para registrar los rechazos de las familias: “Los ofrecimientos alternativos de vacantes no accesibles –por razones personales, familiares, de trabajo, de situación económica y social, distancia, etc.- y que el Ministerio tilda rápidamente como ´rechazos´ y de estudiantes ´en espera´, deja a la vista la realidad de que faltan vacantes accesibles en la Ciudad de Buenos Aires en los niveles primario y secundario de gestión estatal”, sostuvo la jueza. Atención a esto: el Gobierno porteño suele usar como modus operandi ofrecer una escuela imposible de aceptar y luego contabilizar eso como “rechazo” a aceptar la vacante.

Con esos elementos, Liberatori consideró probado que faltan vacantes en la zona sur y de Retiro y que el Gobierno porteño tiene la obligación constitucional de garantizarlas. El relevamiento del juzgado indicó que las principales zonas afectadas son las que corresponden a los Distritos Escolares 1, 5, 13, 19 20 y 21, así como con las escuelas de jornada completa. Y en especial en los primeros años.

“De esta forma queda palmariamente demostrado que el GCBA no garantiza vacantes accesibles a la comunidad educativa, en los términos reglamentarios, en lo que hace a la cercanía de los centros de vida de les niñes y adolescentes, generando una distribución inequitativa de oferta de escuelas de gestión pública para los niveles primarios y medios, que claramente implica un trato discriminatorio hacia los estudiantes que viven en los distritos más postergados. Viola con ello el derecho constitucional a la Educación”, sostuvo la jueza, quien ordenó pagar una ayuda económica a aquellas madres o padres que tengan a sus hijos o hijas en una escuela que quede a más de 10 cuadras. El subsidio será del equivalente a 80 viajes mensuales. También indicó que deberán garantizar las vacantes que faltan, algo que Bregman calificó como un triunfo.

De todas formas, lo más probable es que lejos de cambiar sus políticas educativas, desde el Gobierno porteño apunten a cuestionar a la jueza y apelar el fallo para no tener que cumplirlo. Hace unos meses, tuvieron otro fallo del juez Andrés Gallardo por la constante falta de ascensores y escaleras mecánicas en el subte y el Gobierno porteño apadrinó a Metrovías para no cumplirlo. Me lo recordaron este fin de semana desde una boletería, desde donde gritaron que debía pasar el pasaje y luego se negaron a ayudarme a bajar un cochecito de bebé tres tramos de escaleras. Cosas que todas y todos vivimos cada día.

Un punto especial del fallo es el que desmiente la existencia de 54 escuelas nuevas, uno de los eslogan de campaña de Horacio Rodríguez Larreta. “Dado que el GCBA no acompañó al expediente un listado de dichos 54 establecimientos nuevos, construidos o en proceso de construcción en el marco de dicho plan ni tampoco detalló cuáles de esos establecimientos son de los niveles de primaria y secundaria, la información resulta así confusa”, advierte la jueza sobre los datos que entregó en forma ambigua el Ministerio de Educación porteño. Hasta acá, está solo la duda sobre cuáles serían esas 54 escuelas. Pero la magistrada no se conformó con esto e hizo una pequeña investigación sobre informes pasados y datos publicados en la web del Gobierno porteño.  “Puede concluirse que las escuelas que el Gobierno indica como ‘nuevas’ de esta gestión serían las mismas escuelas que se vienen mencionando desde el año 2008 como ‘escuelas nuevas’”, indicó.

Las escuelas nuevas de la gestión Larreta no pasarían de cinco en total. Pese a hacer marketing con que dicen siempre la verdad, el oficialismo es encontrado en falta constantemente con mentiras o con elusiones burdas como la que hizo el jefe de Gobierno cuando informó las nuevas cifras de pobreza en la Ciudad y culpó a la “crisis cambiaria”.

El fallo de Liberatori es minucioso a la hora de demostrar cómo existe la falta de vacantes concretas en la zona sur. Todos y todas deberían leerlo.


COMENTARIOS


ENCUESTA

Elecciones 2019: ¿Creés que habrá segunda vuelta en la Ciudad?