CRISIS MUNDIAL

Escuelas y pandemia: quejas por la calidad de viandas y demoras en las licencias a maestros

Ante la suspensión de clases, el Gobierno de la Ciudad anunció que garantizaría las viandas. Pero los docentes cuestionan el menú: “En plena emergencia sanitaria envía como refrigerio a lxs alumnxs de las escuelas públicas dos rodajas de pan y dos fetas de fiambre”.



Sólo sándwiches. De lunes a viernes, sólo sándwiches conforman el menú del refrigerio para salas de uno y dos años –nivel inicial- que entregan las escuelas públicas porteñas, según lo dispuesto por el Gobierno de la Ciudad en el marco de la pandemia. Los gremios docentes reclamaron “comida digna”. Y cuestionaron también las “demoras” en el otorgamiento de licencias a maestros dentro de los grupos de riesgo.



“La Unión de Trabajadores de la Educación repudia la decisión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que en plena emergencia sanitaria envía como refrigerio a lxs alumnxs de las escuelas públicas una vianda que consiste en dos rodajas de pan y dos fetas de fiambre”, expresaron desde la UTE mediante un comunicado. Y advirtieron que “esta situación alcanza incluso al programa Primera Infancia que acompañan a niñxs de 45 días a 5 años en los barrios de la zonas más golpeadas de la Ciudad y a lxs hijxs de las alumnas madres de las escuelas secundarias. Una vez más, la Ciudad más rica del país abandona a los sectores más vulnerables”.



“Desde UTE exigimos la inmediata restitución de comida digna para que cada familia pueda alimentar a sus hijxs saludablemente en estos tiempos en que hay que cuidarnos más que nunca entre todxs. No estamos dispuestos a resignar la alimentación de les chicxs”, plantearon las maestras y maestros.

En tanto, docentes porteños denunciaron que la ministra de Educación, Soledad Acuña, demora sin argumento la Resolución para que sean licenciados los maestros de las escuelas de la Ciudad que pertenecen a grupos de riesgo, que tienen convivientes en esta situación o niños o ancianos a su cuidado. Al no haber sido emitida esta reglamentación “quien decide qué docentes deben permanecer en las escuelas, y en qué horarios, es el criterio de cada director. Y de hecho, hoy tenemos el problema de que compañeras que deberían estar en su casa están yendo a las escuelas porque hay directivos temerosos de actuar sin un respaldo”, advirtió Alejandra Bonato, secretaria de condiciones de trabajo de la UTE, en diálogo con Página 12. En el gremio reclaman desde el domingo a la noche el dictado de esta medida y califican la demora como una señal de negligencia.


 

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?