EDUCACIÓN

Abrazo en defensa de un natatorio escolar: denuncian que el GCBA se lo quiere apropiar

La Escuela N° 4 DE 16, en Agronomía, construyó y gestiona su propio natatorio desde hace décadas. En los últimos años, el GCBA impuso recortes en las clases de nivel inicial y primario. Y un nuevo decreto busca quitarle a esa comunidad educativa el control sobre ese espacio. Convocan a movilizarse esta tarde.



“Entre todos/as la construimos. Juntos/as la mantuvimos y unidos/as la defendemos”. Con esa consigna, la comunidad educativa de la Escuela Álvarez Thomas convoca a un abrazo simbólico en defensa de su natatorio, construido y manejado por su cooperadora desde hace cuatro décadas, blanco de recortes en las clases desde 2017 y ahora a punto de quedar en manos del Gobierno de la Ciudad, que pretende gestionarlo como propio.

Días atrás, el Gobierno de la Ciudad oficializó la creación del Centro Educativo Complementario de Natación N° 4 (CECN), que funcionará en la Escuela N° 4 DE 16, del barrio de Agronomía (así como otro en Barracas). El decreto fue difundido como un logro de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, pero desde la comunidad educativa de la Escuela Álvarez Thomas denuncian que no es así. Por el contrario, advierten que la creación del Centro “tiene como única y clara finalidad quitarle el natatorio a la escuela”. Por eso, se encuentran en estado de alerta y movilización para “frenar nuevos avasallamientos del GCBA”. El abrazo de esta tarde será a las 16.20 en Asunción y Terrada, en Agronomía.

El conflicto comenzó en 2017, con recortes al Plan Natación del gobierno porteño. Según contaron desde la cooperadora de la escuela a través de un comunicado, el Ejecutivo “dejó de alquilar natatorios privados y concentró muchas escuelas de la ciudad en el natatorio del Álvarez Thomas, eliminando natación para los niños y niñas del jardín, reduciendo las clases del nivel primario y privando a las escuelas del distrito escolar 16 del derecho a las clases”.

El nuevo decreto “avanza en el objetivo de eliminar las clases de natación para el alumnado del nivel inicial y de primaria de todas las escuelas (incluidas aquellas con natatorio propio)”. Previamente, a partir de una acción de amparo cuya orden judicial el GBCA desobedeció por más de 6 meses, la comunidad consiguió reponer las clases de natación al nivel inicial. Y en el ciclo lectivo 2019 las clases comenzaron gracias a la gestión de la cooperadora, porque las empresas concesionarias del GCBA no cumplieron las acciones ni la provisión de materiales necesarios para el acondicionamiento del natatorio.

“Desafectar el natatorio de la Escuela es desafectarlo del cuidado de la Asociación Cooperadora y dejar librado el Plan Natación al desfinanciamiento del GCBA”, advierten desde la comunidad educativa, que sigue movilizada en defensa del natatorio que supieron construir y cuidar.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?