EDUCACIÓN

Un corte contra el recorte: protesta por la reducción de horas de natación para alumnos de escuelas porteñas

El colegio Álvarez Thomas, cuya pileta fue construida con fondos propios, encabeza el reclamo por el recorte en horas de natación dispuesto por el Gobierno de la Ciudad. Chicos de jardín de infantes y quinto grado de distintos distritos se quedaron sin clases.



En la escuela pública porteña Álvarez Thomas (Comuna 15), la piscina tiene una historia particular: fue construida en su totalidad con los fondos de su cooperadora. Por eso, el recorte en las horas de pileta determinado por el Gobierno de la Ciudad tuvo allí un impacto especialmente fuerte. Desde esa comunidad educativa reclaman desde principios de año que les devuelvan las clases de natación a los nenes y nenas de nivel inicial, y que la duración de las clases para el resto de los chicos vuelva a su extensión original. Ante la falta de respuesta oficial, salieron a cortar la calle. El ajuste, en tanto, afecta a alumnos y alumnas de jardines y primarios de distintos distritos capitalinos.

“Desde el inicio del presente ciclo lectivo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires avanzó con el recorte del Plan Natación en las escuelas de CABA, poniendo en marcha una medida regresiva en materia de derechos y en detrimento de la educación pública. El trasfondo de esta decisión es netamente económico y afecta a todas las escuelas del distrito, a las que se les redujo la carga horaria de pileta. Particularmente en la Escuela Nº 4 D.E. 16, el recorte se tradujo en la total eliminación de las clases de natación para el Nivel Inicial y la reducción del tiempo de clases para el Nivel Primario”, advirtieron desde el colegio Álvarez Thomas, cuya comunidad educativa organizó un corte de calle en el cruce de Salvador María del Carril y Nazca, hoy a las 16.30.

 “La reducción presupuestaria en la cantidad de natatorios que el GCBA utilizaba para cubrir la actividad de pileta, se traduce en menos horas de clase para el alumnado en general, a la vez que se concentran más escuelas en el natatorio del Alvarez Thomas, que al ser sostenido por su Asociación Cooperadora, no representa gasto para el gobierno porteño. Una vez más la comunidad y cooperadoras paleando las falencias estatales”, denunciaron los padres y miembros de la cooperadora, que sostienen el reclamo desde hace meses, presentando petitorios, pedidos de informes y de audiencia a las distintas autoridades del Ministerio de Educación porteño, “sin obtener respuesta ni canalizar este genuino reclamo”.

Según explicó a Nueva Ciudad un delegado comunal, el recorte del Plan Natación se sintió especialmente en las escuelas con natatorios propios, ante la decisión gubernamental de destinar menos dinero a la contratación de piletas de clubes. El dato fue confirmado desde distintas comunas. Así, las piscinas de cada escuela se utilizan para chicos y chicas de más colegios, reduciendo el tiempo de las clases y el alcance de la cursada de natación, que de todos modos es escueta a nivel curricular y se garantiza sólo un cuatrimestre para cuarto grado como carga obligatoria. Además, el delegado dio cuenta del nivel de desigualdad que rige en la materia: “El beneficio lo teníamos las comunas más favorecidas económicamente de la CABA, porque las escuelas de las comunas con más carencias  económicas no utilizaban el cupo otorgado para cuarto grado que es obligatorio, destinando el dinero del FUDE (Fondo Único Descentralizado de Educación) Natación para necesidades más urgentes”.

“El año pasado empezaron a recortar las clases para los chicos de quinto grado y dejaron sólo las de cuarto. La explicación fue que sólo para cuarto era obligatorio. En algunas escuelas ese recorte empezó este año. Es grave, porque para muchos la única posibilidad de ir a una pileta a aprender es en la escuela”, remarcó ante este medio Daniel Ortiz, miembro de la cooperadora de la Escuela 15 del Distrito Escolar 10 y ex delegado de la Comuna 7. “Este año terminaron de recortar los quintos grados. En ninguna escuela de la comuna hay plan natación fuera de un cuatrimestre de cuarto grado”, confirmó Graciela Leguizamón, delegada de la Comuna 12.

En la Comuna 14, el recorte también fue confirmado en el jardín de infantes Granaderos de San Martín, del DE 9. “Nos enteramos a principios de año. Desde la dirección de la escuela nos dijeron que no había más natación para la sala de cinco. Presenté una carta para conocer los motivos y recién me respondieron la semana pasada”, contó Mora, madre de un alumno de ese establecimiento. La contestación fue una copia de la resolución de 1989 que establece la obligatoriedad de las clases del Plan Natación para chicos de segundo o tercer ciclo de la escuela primaria. Pero nada dice sobre los motivos del recorte actual, que hasta el momento el Ministerio de Educación no fundamentó.

COMENTARIOS


ENCUESTA

Elecciones 2019: ¿Creés que habrá segunda vuelta en la Ciudad?