CONGRESO NACIONAL

Un logro de la marea verde: el aborto legal obtuvo media sanción en Diputados y el debate sigue en el Senado

A las 7.23 de la mañana, tras 20 horas de debate, el tablero de la Cámara Baja indicó 131 votos a favor, 117 en contra y seis abstenciones. Festejos con pañuelos verdes dentro y fuera del recinto, donde una multitud esperaba expectante.



La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, que despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación. Tras una sesión maratónica y con una multitud concentrada fuera del Congreso, hubo 131 votos a favor y 117 en contra, además de seis abstenciones. Los festejos con pañuelos verdes por un logro histórico se dieron tanto dentro como fuera del recinto.

A las 7.23, Massa abrió la votación del dictamen de mayoría. Afuera, la marea verde esperaba expectante tras más de 20 horas de debate. En los balcones, con vista al recinto, estaban las activistas históricas del feminismo argentino y de la Campaña por el Derecho al Aborto.

Instantes antes de la votación, la última discusión fue por la presencia de invitados. Cristian Ritondo acusó a Sergio Massa de “romper la burbuja” por la cantidad de gente en el recinto. Cruce que se dio a los gritos pasadas las siete de la mañana. “Todos tienen PCR hecho y están a disposición por secretaría”, respondió Massa molesto. Pidió que se queden tras votar, porque hay otro tema pendiente: el proyecto de los mil días para el cuidado de la primera infancia.

“Resulta afirmativo, se comunicará al honorable Senado”, dijo Massa, presidente de la Cámara de Diputados, mientras en el recinto los aplausos subían desde las bancas y los festejos de la calle entraban por las ventanas, igual que hace dos años. Desde el lado celeste de la plaza, en tanto, los antiderechos cantaban: "Ya van a ver/ ya van a ver/ en el Senado/ no será ley".

En el recinto la anteúltima oradora, Gabriela Estévez, apuntó a la multitud de jóvenes pendiente de la votación: "Si nos asomamos y miramos para afuera, vamos a ver miles de jóvenes que están esperando que este proyecto que estamos tratando tenga media sanción". 

Durante un debate que duró casi un día entero, en plena madrugada reflotó la tensión cuando el diputado Julio Ferreyra dijo que había sido amenazado mediante intimidaciones a su hija. "No es un buen día para mí. Si bien vivimos en democracia, parece que no todos entienden lo que significa la palabra democracia", dijo el jujeño y agregó: "Estoy recibiendo todo tipo de amenazas. Esas amenazas llegaron a casa de mi hija en la mañana de hoy". Por esas presiones, dijo Ferreyra, en lugar de votar en favor del proyecto se abstuvo.

Inicialmente, se había estimado que la sanción podía votarse alrededor de las 2 de la madrugada, y la del Plan de 1000 días, cuyo tratamiento se había acordado a continuación, aproximadamente a las 4. Pero los tiempos se estiraron y hubo que esperar un poco más. Tras una lucha histórica, el paso de las horas no menguó la fuerza de la presión verde que emanaba desde la calle.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?