“No es un jardín, es una obra en construcción”

Papelón de Acuña: impuso el traslado de un jardín, pero la obra no concluyó y las clases no inician a tiempo

Las familias fueron convocadas a una reunión el último día hábil antes del inicio del ciclo lectivo. Pero no les dejaron ver las salas, mientras los obreros seguían trabajando en el lugar. Finalmente, el Ministerio de Educación postergó el comienzo de clases para bebés, nenes y nenas de la Escuela Infantil 6 del DE 6.



“Papelón de la ministra de Educación, Soledad Acuña”. Así definieron en la comunidad educativa de la Escuela Infantil 6 del Distrito Escolar 6 lo que pasó con el llamado jardín del Ramos. Funcionaba en el Hospital Ramos Mejía, el Gobierno de la Ciudad impuso su traslado a la Manzana 66 pese al fuerte rechazo de las familias y para colmo la obra no concluyó a tiempo: nenes y nenas no comenzarán las clases este lunes, cuando comience el ciclo lectivo en la Ciudad.

“Luego de afirmar y reafirmar en medios y redes sociales que la E.I. 06 D.E. 06 empezaba las clases ‘normalmente’ en el edificio construido en Catamarca 342, (Acuña) tuvo que reprogramar el inicio del ciclo lectivo. Se suscitó una fuerte indignación en las familias en la habitual reunión previa al comienzo de clases, por las obras inconclusas y por negarles el recorrido en las futuras salas de sus hijxs”, denunciaron desde la comunidad del jardín, mediante un comunicado. Y difundieron que “finalmente el Ministerio debió postergar el inicio de las clases hasta el miércoles 4, aduciendo que recién el martes 3 a las 14 las familias podrán recorrer todas las instalaciones. A todo esto, los obreros se encontraban trabajando en el lugar”.

Quien pasara el viernes, último día hábil previo al inicio del ciclo lectivo, podía ver a los obreros en la obra de la Manzana 66, aún rodeada por los paneles de toda obra en construcción.

“Hubo un fuerte repudio a las condiciones edilicias en las que el Gobierno de la Ciudad pretende que las familias dejen a sus hijxs: un establecimiento que no puede exhibir final de obra, ni habilitación, teléfono propio, tampoco con conexión eléctrica de EDESUR (y su consiguiente habilitación de instalación) dado que se observa un equipo electrógeno en la puerta. De igual forma, se presentan serias deficiencias de seguridad y acceso para niñxs de 45 días a 5 años, como ventanas bajas con marcos filosos, sin rejas, y el colmo: un jardín maternal ‘nuevo’ que no cuenta con un espacio privado para la lactancia, como sí poseía el Ramos. Tampoco se contará con el cerco perimetral hasta mitad de año”, enumeraron las familias, que siguen reclamando comenzar las clases en el edificio originario del "Jardín del Ramos", en Venezuela 3158.

Piden “que se reabra y continúe funcionando como tal, y que se amplíen las vacantes de la Comuna 3 con el nuevo edificio construido”. De hecho, tal había sido la promesa a vecinos y vecinas de la Manzana 66: que allí habría un nuevo jardín, con nuevas vacantes, y no uno trasladado con vacantes previamente ocupadas.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?