OPINIÓN

Antes de ir a la guerrita por la coparticipación

El Gobierno nacional viene haciendo todos los gestos previos a recortar la coparticipación de la Ciudad en, al menos, un punto. El Gobierno porteño sigue intentando negociar, pero su expectativa es que le saquen poco o nada.

Werner Pertot


La discusión por la coparticipación porteña comenzó mucho menos flamígera de lo que hubiera sido en épocas de Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner. Apenas Patricia Bullrich intentó levantarle el tono a la polémica, Horacio Rodríguez Larreta mandó bajarle el perfil y seguir negociando. La guerrita no termina de estallar. No obstante, el Gobierno nacional viene jugando sus cartas para demostrar lo injusto que fue el aumento que dispuso Macri como presidente de la coparticipación porteña de 1,4 a 3,75 por ciento. Por un lado, hicieron cuentas para demostrar que el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad tuvo un costo considerablemente menor que el dinero transferido. Por otro lado, advirtieron una fenomenal transferencia de terrenos que hizo la Nación a la Ciudad, incluso después de que Macri perdió las elecciones. El apuro por traspasar esos terrenos fue admitido por funcionarios macristas, que dijeron que lo hacían antes de que llegara Alberto Fernández a la presidencia. Ahora incluso Macri recibió una denuncia penal por esto último. Todo antes de que Fernández termine por ponerle la firma al decreto y se desate la guerrita.

Si bien las negociaciones continúan, la distancia entre el recorte que esperan los macristas (digamos un 0,3 por ciento) y el que están pensando en el Gobierno nacional (un punto o más de coparticipación) deja pocas posibilidades para un arreglo amigable. En la Ciudad, guardan la carta de ir a la Corte Suprema e intentar frenar el recorte desde el Poder Judicial. Mientras el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, y Silvina Batakis siguen negociando con sus contrapartes porteñas, el vicejefe Diego Santilli y el ministro de Hacienda, Martín Mura, un claro operativo por etapas para mostrar la injusticia del aumento de coparticipación que le dio Macri a la Ciudad está siendo lanzado, como en una demolición controlada.

Primero, salieron los intendentes del conurbano a cuestionar el dinero que recibe la Ciudad y estuvieron al orden del día las comparaciones de lo que es el Presupuesto porteño con –por ejemplo- el de Quilmes. Todo partió de una frase de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la Universidad de La Matanza, que tampoco fue casual.

Luego, sacaron las armas grandes. El Gobierno nacional lanzó un primer número de lo que había implicado presupuestariamente el traspaso de la Policía Federal y cuánto realmente le dieron por ese cambio. Según los números de Batakis, recibieron 127 mil millones de pesos más de lo que hubiera correspondido. La Policía Federal que tenía base en la Ciudad gastó en 2016 nueve mil millones de pesos, pero Macri le dio 16 mil millones a Larreta para el mismo fin. Además, sostuvieron que contabilizaron más policías de los que realmente se traspasaron. Concretamente, informaron que habían traspasado 20.500 policías, cuando fueron 19.500. Es decir, mil menos. Y hay cálculos que se están elaborando y que son todavía peores que estos.

En tercer lugar, la  Agencia de Administración de los Bienes del Estado (AABE) desenterró un informe en el cual se indica cuántos terrenos le cedió Macri al Gobierno porteño. Sintéticamente, dice:

• En sus últimos 80 días, Macri le dio inmuebles por otros 16 mil millones de pesos. Fueron 31 escrituras entre el 19 de septiembre y el 9 de diciembre.
• A comienzo de 2018, la AABE ya había vendido terrenos por más de 300 millones de dólares en la Ciudad sin pasar por el Congreso. Parte del dinero de las obras fueron al Gobierno porteño o a financiar obras en la Ciudad.
• Macri firmó un DNU al día siguiente de perder la presidencia para “cancelar deudas” con la Ciudad y habilitó otra tanda de sesiones a la Ciudad.
• De esas, como señala el informe, hubo 31 que se hicieron luego de las PASO, cuando ya se sabía que Macri estaba de salida. El monto de las trasferencias es de, por lo menos, 13.961.750.000 pesos y 29.948.954 dólares, es decir, alrededor de 16.000 millones de pesos.
• Hay 10 escrituras realizadas en el marco del Convenio del Paseo del Bajo (inmuebles cuyas valuaciones alcanzan 5.457.610.000 pesos). Otras son dentro de los Convenios sobre Viaductos se transfieren 7 inmuebles por 8.504.140.000 pesos y en el Convenio Marco de Playas Ferroviarias, las operaciones son por 12.987.338 dólares y 16.961.616 dólares, respectivamente. Además, hay otras 18 escrituras que transfieren un instituto de menores, comisarías, cuarteles y playas judiciales, entre otros inmuebles, que todavía se están tasando.
• Hubo incluso una cesión en el último día de Gobierno de Macri. Sí, el 9 de diciembre, a horas de dejar su mandato, Macri entregó los bajos del viaducto del ferrocarril San Martín. En lugar de avanzar con lugares públicos como pedían los vecinos, fueron cedidos a locales gastronómicos y comerciales. Son concesiones muy favorables para los privados, que incluyen una cláusula de cinco años de gracia antes de empezar a pagar el canon al Estado porteño.

A partir de ese informe de la AABE, el Observatorio de Derecho a la Ciudad presentó una denuncia penal contra Macri y contra el ex presidente del AABE Ramón Lanús por vender esas tierras públicas o transferirlas a la Ciudad sin pasar por el Congreso. La causa había caído en el juzgado del ahora difundo Claudio Bonadío, que sobreseyó a Larreta en la causa por el Paseo del Bajo, como un último regalo. Una decisión que será apelada en estos días.

En suma, hubo una catarata de datos, informes y argumentos que conducen directo a que Alberto Fernández firme el decreto que recorte a la Ciudad. Dentro de poco sabremos si llegó a algún acuerdo con Larreta que le permita no ir a la guerrita o si tendremos, una vez más, una confrontación entre la Ciudad y la Nación. Hagan sus apuestas.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?