EDUCACIÓN

Archivaron la denuncia a tres estudiantes que participaron de una toma contra la Unicaba

Los tres imputados habían firmado el acta de la toma y fueron denunciados desde el Gobierno de la Ciudad. Ahora, la Justicia cerró y archivó la causa. “Luchar es un derecho, no un delito”, remarcó el Centro de Estudiantes del Terciario del Normal 5.



“Luchar es un derecho, no un delito”. Así encabezó su comunicado el Centro de Estudiantes del Terciario del Normal 5, para dar cuenta del cierre y archivo de la causa judicial contra tres estudiantes que el año pasado participaron de la toma de la escuela en el marco de la lucha contra la Unicaba.

“Hace 5 meses les llegaba a 3 compañeres del Normal 5 una citación penal por la toma realizada en Octubre del año pasado en el marco de la lucha contra la UNICABA.

Hoy, después de infinidad de actividades realizadas en defensa de les 3 compañeres (asambleas, clases públicas, festivales, paneles, etc) la justicia ha cerrado y archivado la causa, librando de culpa y cargo a les mismes”, difundieron.

“En el marco de una creciente criminalización y persecución a les que luchan, este antecedente tiene que dejar en claro que lo único que puede frenar las políticas de ajuste es organizarse y luchar”, cerraron su mensaje los y las estudiantes.

Los tres jóvenes habían sido imputados por una toma realizada el 11 de octubre de 2018 en repudio al proyecto de creación de la Unicaba que ese día se votaba en la Legislatura y amenazaba la continuidad de los 29 Institutos de Formación Docente de la Ciudad. “Lejos de considerar el reclamo legítimo como un delito, creemos que es un deber y una obligación que tenemos quienes somos o seremos educadores el no aceptar aquello que consideramos injusto”, expresó por entonces el Centro de Estudiantes del Normal 5.

La toma, según contó en su momento a PáginaI12 Federico Romero, uno de los imputados, se había discutido y aprobado en asambleas. El 9 de mayo de este año, siete meses después de la toma, los tres alumnos que habían firmado el acta en el marco de la toma recibieron una notificación de la Policía para presentarse en el Juzgado 31.

La demanda, según indicó Romero, la hizo la Procuración General de la Ciudad a partir del acta que el rectorado elevó el día de la toma. La denuncia fue interpretada por los estudiantes como una “persecución a la organización estudiantil. Fue una toma consensuada en tres asambleas, y no hubo ningún inconveniente. El edificio no sufrió ningún malestar. Es más, lo limpiamos y lo dejamos mejor de lo que estaba, porque es nuestra casa, donde estudiamos todos los días. Por eso mismo estábamos poniendo el cuerpo: porque queríamos defenderlo contra la Unicaba”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

Elecciones 2019: ¿Creés que habrá segunda vuelta en la Ciudad?