FEMICIDIO

Juicio a un agente de la Policía de la Ciudad acusado de asesinar a su esposa

El 8 de julio del año pasado, el agente porteño Maximiliano Leal mató con su arma reglamentaria a su esposa Giselle Martín, madre de sus dos hijos, de 17 y de 5 años.


Ayer se desarrolló la tercera audiencia en el juicio oral contra el oficial Carlos Leal, acusado de asesinar a su esposa Giselle Martín, en la madrugada del domingo 8 de julio de 2018. Según denuncian familiares de la víctima, Leal le disparó en el pecho a su pareja y madre de sus dos hijos, provocándole la muerte en el hogar que compartían en Cochabamba y Matheu, en el barrio de San Cristóbal. El agente estaba fuera de servicio y con el arma reglamentaria. El hijo de ambos había salido a bailar, y la hija se había quedado a dormir con su abuela y madre de Giselle, Haydeé Vasco.
 
Maximiliano Carlos Leal, de 40 años, es un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Estaba casado con Giselle Noemí Martín, con quien tuvo un hijo que ahora tiene 18 años y una hija de 6. El 8 de julio de 2018, el día previo a que ella cumpliera 40, la asesinó con su arma reglamentaria, en el PH donde vivían.
 
El inicio del debate tuvo dos requerimientos de elevación a juicio. Por un lado, el del Ministerio Público Fiscal que acusó a Leal de homicidio agravado por el vínculo. En tanto desde el programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delito dependiente de la Defensoría General de la Nación hicieron su requerimiento de elevación a juicio oral pidiendo que se caratule como homicidio doblemente agravado, ya que además del vínculo se trataría de una situación en la que el hombre ejerce violencia de género sobre una mujer encuadrando así como femicidio.
 
Aquel 8 de julio, Leal llegó al Hospital Churruca a las seis y media de la mañana, con su esposa agonizante. Señaló que habían discutido y que en el forcejeo se le escapó el disparo. Giselle murió a las pocas horas. Inmediatamente Leal quedó detenido en la Comisaría 28 y luego fue trasladado al Complejo Penitenciario de Marcos Paz. Pidió que lo alojaran en un pabellón para miembros de fuerzas de seguridad y se negó a declarar.
 
Vecinos y familiares de Giselle coinciden en señalar que ella era víctima de violencia de género desde hacía varios años. “En 2002 ya empezaron a discutir permanentemente. En las reuniones familiares siempre había fuertes situaciones violentas. En varias oportunidades, Giselle se iba de la casa por la violencia pero después terminaba volviendo. Ella le tenía mucho miedo a él. Además, cada vez que se separaban, Leal no le daba dinero y ella se quedaba sin plata para los chicos”, subraya Cynthia Urbini, prima de la víctima.
 
Durante la audiencia de ayer, Leal ratificó que el disparo se produjo como consecuencia del forcejeo y de manera absolutamente accidental. Posteriormente declaró un perito balístico de la Prefectura con diversas consideraciones técnicas acerca del mecanismo de disparo del arma.
 
El 2 de septiembre pasado comenzó el juicio oral ante el Tribunal Nº 17 integrado por los jueces Juan Giudice Bravo, Pablo Daniel Vega y Gustavo Pablo Valle. En esa primera audiencia de debate prestó declaración indagatoria el acusado como así también algunos testigos propuestos por las partes acusadoras. El acusado insistió con su defensa de que el disparo fue accidental.
 
La próxima audiencia quedó con fecha a determinar por parte del tribunal durante los próximos días.
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?