ECONOMÍA Y VIVIENDA

El 70% de los inquilinos porteños está por debajo de la línea de pobreza

Un relevamiento de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad reflejó que el costo de un alquiler y de la canasta básica total que marca la línea de la pobreza para una familia tipo llega a $47.700: un requisito que solo cumplen el 30% de las familias".



Un informe de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad reveló que sólo el 30% de las familias tiene un ingreso mensual suficiente para pagar el pago del alquiler y los insumos básicos sin caer bajo la línea de la pobreza. Es decir, el 70% se ubica por debajo de esa barrera.

El costo de un alquiler y de la canasta básica total que marca la línea de la pobreza para una familia tipo alcanza en la Ciudad de Buenos Aires los $47.700.

De acuerdo al relevamiento realizado por el área de inquilinos de la Defensoría, el precio promedio de un departamento de un ambiente en la Capital Federal es de $11.992; el de dos ambientes, $14.323; y el de tres ambientes, $19.472. En tanto, en abril la Canasta Básica Total para una familia porteña compuesta por una pareja de 35 años, propietarios de la vivienda y con dos niños de 6 y 9 años fue de $29.304.

Si a estos montos se le agrega el valor del alquiler de un departamento de tres ambientes ($19.472), la Defensoría concluyó que "para superar la línea de la pobreza, una familia inquilina con las mencionadas características necesita contar con ingresos superiores a $48.776. Un requisito que solo cumplen el 30% de las familias".

El reporte –según consignó el portal IProfesional-  también señaló que "para un hogar unipersonal, de un adulto de 25 años, económicamente activo y propietario de la vivienda, la Canasta Básica Total fue de $10.845. Si a este monto le agregamos el valor promedio del alquiler de un monoambiente ($11.992), obtenemos que para superar la línea de la pobreza un inquilino necesita contar con ingresos superiores a $22.837". Ese umbral de remuneraciones, explicó la Defensoría, "solo cumple el 50% de la población ocupada".

"La realidad que les toca vivir a gran parte del millón de inquilinos porteños es sumamente angustiante. Es evidente que, a la mitad de la población ocupada que percibe ingresos inferiores a $20.000 les resulta prácticamente imposible afrontar todos los gastos asociados a alquilar una vivienda y, al mismo tiempo, mantener niveles elementales de consumo: el dinero que les queda es de subsistencia y los convierte en hogares pobres en barrios de sectores medios", afirmó Fernando Muñoz, director del área de inquilinos de ese organismo porteño.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?