COCHES CAF 5000

Metro de Madrid sabía que había asbesto en los vagones de subte que le vendió al gobierno porteño

Hasta ahora, la empresa que le vendió los coches al Gobierno de la Ciudad en 2011 sostenía que recién en 2013 tomó conocimiento de la presencia del contaminante. Una investigación reveló que lo sabía desde 1991.



La empresa Metro de Madrid sabía que había asbesto en los vagones que vendió al gobierno porteño de Mauricio Macri en 2011. Así lo reveló la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid: la firma sabía sobre la existencia de ese material cancerígeno desde 1991.

La alarma por la presencia de asbesto en vagones del subte se encendió en la Ciudad de Buenos Aires a principios del año pasado, cuando se supo que los coches comprados al Metro de Madrid para la línea B contenían ese material, algo que luego comprobaron las pericias oficiales.

Ahora, se suma un nuevo capítulo a la polémica: la firma española que vendió los vagones sabía que existía ese contaminante en los trenes. Así lo reveló este miércoles el diario El País, de España, en base a las conclusiones del dictamen provisional de la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid sobre este tema.

Hasta ahora, la empresa que le vendió los coches al gobierno porteño en 2011 sostenía que recién en 2013 tomó conocimiento de la presencia del contaminante. Pero lo cierto es que hace 28 años que manejaba esa información y se lo ocultó a sus trabajadores, pese al riesgo para la salud que implicaba para ellos.

Los sindicatos del subte madrileño ya habían denunciado que recién fueron notificados del riesgo en 2017, luego de que un trabajador fuera diagnosticado con asbestosis. Actualmente ya suman dos los fallecidos por esa causa, con cuatro diagnosticados en total.

El diario de El País consigna que “además de la exponer a sus trabajadores, la comisión ha constatado que cuando, en 2011, Metro vendió 36 trenes al suburbano de Buenos Aires lo hizo a sabiendas. Algo que está prohibido pues esa venta vulneró una orden del Ministerio de la Presidencia de 2001 que establece ‘la prohibición de utilizar, producir y comercializar fibras de amianto y productos que las contengan’.”

Los CAF 5000 fueron comprados en 2011 por Macri por cuatro millones de euros. Eran trenes de los años setenta que ya tenían problemas técnicos serios, sobre todo en los frenos. En octubre último, Sbase admitió la presencia de asbesto en coches de la Línea B y anunció que los convertirá en chatarra.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?