LEGISLATURA

Entre gritos de “¡La villa no se vende, se defiende!”, se aprobó el proyecto macrista para el Barrio 31

Con 36 votos a favor, 13 en contra y 11 abstenciones, se aprobó en general el proyecto de reurbanización de la Villa 31 de Retiro, pese al rechazo que expresaron durante la audiencia pública y en plena sesión las organizaciones vecinales.



Una vez más, la Legislatura estuvo vallada ante protestas de vecinos y vecinas de la Villa 31. Se manifestaban en rechazo al proyecto de reurbanización de la Villa 31 que impulsa el oficialismo, resistido por organizaciones sociales y por un gran sector del barrio. En este contexto, se aprobó el proyecto entre gritos de repudio dentro del recinto.

La principal crítica apunta a la posibilidad de venta de parcelas del barrio. En una de sus intervenciones, la legisladora de Unidad Ciudadana Paula Penacca explicó que el pedido de modificaciones planteado por su espacio no implica que no se puedan vender viviendas, sino que no puedan quedar en manos de desarrolladores inmobiliarios que se queden progresivamente con esas tierras.

En el marco del debate, entre los discursos opositores se resaltó una fuerte acusación contra el funcionario macrista responsable de la urbanización, Diego Fernández. El dardo fue lanzado por el diputado de Unidad Ciudadana Javier Andrade, quien planteó: “No puedo dejar de mencionar a un funcionario que considero que tuvo un rol ‘nefasto’ durante este recorrido”. Se refirió, con nombre y apellido, al Secretario de Integración Social y Urbana.

Andrade habló de “amenazas” por parte de Fernández, a quien responsabilizó por “profundizar la lucha entre vecinos en el barrio”. Y remató: “Queda claro que no le importa lo que le pasa a la gente. Podrá saber de administración de empresas y de sushi, pero es lamentable y quiero dejar asentado en esta sesión que el rol de este funcionario es contraproducente para llevar adelante la urbanización”.

En cuanto al reclamo de vecinos y vecinas, principalmente apunta a que no fueron contempladas sus opiniones en el diseño del plan de reurbanización, que considera expulsivo y facilitador de negociados inmobiliarios en el barrio. Todo esto fue expresado en una masiva audiencia pública.

El Bloque Peronista, que en un principio apoyaba la medida, afirmó que por primera vez no acompaña una medida de urbanización, a raíz de las características del proyecto impulsado por el macrismo.

En el cierre, la macrista Lía Rueda –presidenta de la Comisión de Vivienda- resaltó la importancia del proyecto y agradeció a los vecinos “el cariño recibido” y los invitó a disfrutar el “histórico momento”, mientras su discurso era tapado por gritos de repudio.
En este marco, también se aprobó el convenio entre el Gobierno de la Ciudad y la Agencia de Bienes del Estado para la construcción del “Edificio Puente” como sede del BID.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?