LEGISLATURA

“¡La villa no se vende, se defiende!”: el grito de los vecinos contra el proyecto del PRO para la Villa 31

La reunión conjunta de comisiones de Vivienda, Presupuesto y Planeamiento Urbano estuvo caldeada. Vecinos y vecinas se quejaron por no haber sido tenidos en cuenta en la ley que impulsa Larreta para urbanizar el barrio. Denuncian que encubre negociados inmobiliarios y pretende expulsarlos. Vamos Juntos firmó en soledad el dictamen de mayoría. La medida se trataría el próximo jueves.



Con llanto y gritos. Así terminó la reunión conjunta de comisiones de Vivienda, Presupuesto y Planeamiento Urbano en la Legislatura, donde se trató el proyecto de ley de reurbanización de la Villa 31 que propone el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Pese a los fuertes reclamos de vecinos y vecinas, que advirtieron que la iniciativa tendrá efectos expulsivos en el barrio y encubre negociados inmobiliarios, el oficialismo firmó el dictamen de mayoría y se prepara para tratar la medida en el recinto en la sesión ordinaria del próximo jueves, donde el PRO porteño cuenta con los votos para la aprobación, que requiere doble lectura.

“¡La villa no se vende, se defiende!”, fue el grito que más se escuchó durante la reunión, sobre todo por parte de los integrantes de la Mesa de Urbanización Participativa de la Villa 31 y 31 Bis. Por ley, deberían ser parte activa de la elaboración de políticas para la transformación e integración del barrio, pero durante la reunión denunciaron entre otras cosas que no les dieron lugar a una participación real en la iniciativa que impulsa el PRO.

“Queremos que se urbanice, pero con participación. No con mentiras. No con un dictamen a espaldas de los vecinos. Nos enfrentamos vecinos con vecinos por culpa del Gobierno. No estamos conformes con este borrador. Están haciendo esto como un Gobierno dictatorial”, lanzó Santos Torres, uno de los vecinos que integra la Mesa. “Nos repartieron un papel que ni sabíamos que es un proyecto de ley. No tiene ni mapa. Es una falta de respeto”, agregó otra vecina, agitando el folleto del borrador del proyecto de ley de Larreta que se repartió en el barrio.

“El proyecto es confuso. Da distintas informaciones para confundir al vecino. Lo que hicieron en la Villa 20, ¿por qué no hacerlo en la 31?”, preguntó Claudia, con su bebé en brazos, en relación al proceso de urbanización que se dio en otra villa porteña, donde sí se contempló la opinión vecinal. “Acá dejan abierta la puerta del negocio inmobiliario”, alertó. A unos metros, con el Salón Perón colmado y ruidoso, una consejera del barrio denunció que, desde que no firmó el dictamen para el avance del proyecto, el oficialismo dejó a los vecinos “en abandono”. “Desde que no firmé no nos mandan nada”, afirmó, dando cuenta de una práctica extorsiva.

A su turno, la legisladora de Unidad Ciudadana Paula Penacca advirtió sobre la gravedad de esa denuncia y pidió que se investigue. Sobre el proyecto, reconoció que “hubo un trabajo muy profundo” y se hicieron modificaciones al proyecto original, pero remarcó que no se revieron aspectos centrales reclamados por vecinos y vecinas, por lo que no acompañará el proyecto y su bloque firmó un dictamen de minoría para seguir trabajando el tema. Igual que la mayor parte de los vecinos, apuntó contra la falta de participación real de la comunidad, pero también cuestionó otros aspectos del proyecto. “La vivienda tiene que ser única y permanente: no debería poder levantarse ese cargo en una zona donde el metro cuadrado sale carísimo y habrá presión del mercado inmobiliario”, planteó. Y recordó que “el actual presidente, en su campaña para jefe de Gobierno, dijo que había que erradicar la villa”. 

El Bloque Peronista también anticipó que no acompañará el proyecto que se votaría el jueves. “Es el primer proyecto de urbanización que el Bloque Peronista no acompaña. Estamos a favor de la urbanización, pero no de esta forma. En las otras urbanizaciones la Mesa de vecinos ha resuelto la mayoría de los conflictos. Y tiene que haber modificaciones como la prohibición del  desalojo forzoso y la prohibición del cambio de uso de las tierras. Sino, se está buscando otra cosa, no la urbanización”, advirtieron desde ese espacio.

En el mismo sentido se pronunciaron desde Autodeterminación y Libertad. “Estamos a favor de la urbanización, pero no de este proyecto. Es antidemocrático”, sentenciaron. Y remarcaron que debería figurar la prohibición de los desalojos forzosos, en tanto que no es claro el proyecto para los inquilinos del barrio.

Desde Unidad Ciudadana, Andrea Conde preguntó: “¿Por qué lo hacen mal si otras veces lo hicieron mejor’”, en relación a los procesos de urbanización de la Villa 20 y el barrio Rodrigo Bueno. En este caso, la legisladora indagó “¿por qué el apuro? ¿Por qué de esta manera? Tiene que haber una explicación y no la están dando. Pedimos que revean el proyecto y que no apliquen la mayoría automática en este caso”.

El oficialista Omar Abboud, de Vamos Juntos, también se refirió a los barrios ya urbanizados por la actual gestión. Y tras resaltar las particularidades de la Villa 31 –con 40 mil habitantes y enormes dimensiones- planteó, se forma retórica: “¿Ustedes se piensan que algún político está pensando en erradicar esto para un negociado inmobiliario?” La respuesta fue unánime: “¡Siiii!”.

La presidenta de la Comisión de Vivienda, cerró el encuentro diciendo que “hasta el miércoles vamos a seguir conversando y luego para la segunda lectura”. Así, dio curso al avance del cuestionado proyecto, que el jueves sería tratado en la Legislatura. En medio de los gritos de los vecinos se firmó el dictamen, que sólo lleva los nombres del bloque Vamos Juntos. Ni Unidad Ciudadana, ni el FIT, ni Bloque Peronista, ni AyL, ni Evolución pusieron su firma.

“El Gobierno de la Ciudad quedó en evidencia sobre la no participación de los vecinos. No respetaron la Ley 3343, no respetaron las propuestas de los vecinos ni de los legisladores de la oposición. El dictamen lo firmaron ellos solos. Una vez más avasallan los derechos de la Villa 31”, criticó Héctor Guanco, de la Mesa de Urbanización Participativa, en diálogo con Nueva Ciudad. “Repudiamos la decisión política de Larreta para la Villa 31. Ellos quieren las tierras, en unos años vamos a ser expulsados. Por eso rechazamos este proyecto”, definió. Y agregó que el lunes a partir de las 11 habrá un encuentro con especialistas urbanistas en la sede de la Facultad de Sociales de la UBA, y que el jueves la comunidad se movilizará a la Legislatura para volver a expresar su postura contra la iniciativa del PRO para el barrio.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?