EDUCACIÓN

Vacantes: en la nueva instancia de inscripción online y pese al fuerte reclamo, se confirmó el cierre de salas

La desaparición del lactario del sistema de pre-inscripción online del GCBA fue la primera señal de alarma para familias y docentes de la Escuela Infantil 6 del DE 6, más conocido como el jardín del Ramos. Uno de los puntos del reclamo contra el cierre apuntaba a que el Gobierno reintrodujera al lactario en el sistema para el ciclo lectivo de 2019. Pero eso no pasó.

Festival realizado el último domingo contra el cierre del jardín del Ramos.


Con el primer día hábil de diciembre comenzó la segunda tanda de pre-inscripción online para jardines y primarias públicas porteñas. Para que las familias que no llegaron a completar el trámite en octubre lo puedan hacer. Entre la etapa anterior y la actual, se visibilizó el fuerte reclamo contra el cierre de jardines maternales, sobre todo impulsado  por la comunidad educativa del jardín que funciona en el hospital Ramos Mejía. Pero, en esta nueva instancia, el panorama no mejoró: el lactario de ese jardín –la primera sala que desaparece, en un proceso de cierre progresivo- sigue sin aparecer en el sistema.

La desaparición del lactario del sistema de pre-inscripción online del Gobierno de la Ciudad fue la primera señal de alarma para familias y docentes de la Escuela Infantil 6 del Distrito Escolar 6 (más conocido como el jardín del Ramos). Luego, representantes del Ministerio de Educación les confirmaron el cierre progresivo del nivel maternal y el traslado del resto de las salas a un nuevo jardín que se construirá en la Manzana 66 –en Belgrano y Jujuy-, ocupando gran parte de las vacantes que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta había prometido como “nuevas”.

A partir de aquella primera alarma y tras la confirmación de la intención oficial de desguazar el nivel inicial, la comunidad educativa del jardín del Ramos encabezó una gran campaña de visibilización del reclamo, con marchas, cortes de calle, ruidazos, festivales y la pintada de un mural –ayer- en la sede actual del jardín, en Venezuela al 3100. Uno de los puntos del reclamo contra el cierre apuntaba a que el Gobierno diera marcha atrás y reintrodujera al lactario en el sistema para el ciclo lectivo de 2019. Pero eso no pasó.

Así, el comienzo de la nueva etapa de inscripción confirmó que la gestión de la ministra de Educación, Soledad Acuña, sigue firme con sus planes en detrimento de la educación inicial pública, pese a que la Constitución de la Ciudad establece que debe garantizarse el derecho a los niños y niñas desde los 45 días de edad.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?