EDUCACIÓN

Grave: el Gobierno confirmó el cierre de un jardín y avanza el desguace de los maternales

La cartera que conduce Soledad Acuña admitió que avanza el cierre del jardín maternal del Hospital Ramos Mejía. “El mensaje fue que no puede haber niños de 3 años sin vacantes y por eso se procedía al cierre de los maternales que incluye la franja de los 45 días a 2 años”.



por Luciana Rosende

El Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta confirmó este lunes el cierre progresivo del jardín maternal que funciona en el Hospital Ramos Mejía. Y admitió que avanza un plan para desguazar las salas de lactario, uno y dos años en la Ciudad. Al mismo tiempo, el Ejecutivo dio a conocer que casi 13.000 nenes y nenas asisten a los Centros de Primera Infancia (CPI), que están por fuera del sistema educativo. La cifra se suma a los alrededor de 17.000 chicos y chicas que año a año quedan sin vacante en las escuelas públicas porteñas.

La confirmación del cierre del jardín del Ramos –la Escuela Infantil 6 del Distrito Escolar 6- se dio en el marco de una reunión de familias de esa comunidad educativa con la Directora del Área de Educación Inicial, María Susana Basualdo, y con la Directora General de Educación, en la sede del Ministerio de Educación porteño. “Las representantes del gobierno nos han transmitido que la gestión de Horario Rodríguez Larreta ha decidido de forma indeclinable cerrar la sala de bebés (Lactario) de la Escuela Infantil 6 DE6 Hospital Ramos Mejía en 2019 y hacerlo progresivamente hasta los 2 años inclusive”, informaron los padres y madres tras el encuentro. Y agregaron: “El mensaje fue que no puede haber niños de 3 años sin vacantes y por eso se procedía al cierre de los maternales que incluye la franja de los 45 días a 2 años”.

De hecho, según pudo saber Nueva Ciudad, el caso del Ramos no es aislado. Hay situaciones semejantes en el jardín del Hospital Durand y en el Hospital Vélez Sarsfield, así como denuncias por riesgos de vaciamiento del nivel maternal en los distritos 19 y 20.

Familias y docentes del jardín del Ramos lograron ser recibidos en la cartera que conduce Soledad Acuña tras semanas de lucha, luego de que les comunicaran repentinamente el cierre del lactario para el año que viene. En la reunión les confirmaron esa información, sin hablar de cierre sino de traslado: el planteo oficial es que el jardín será mudado a otro nuevo en la Manzana 66, con mejores instalaciones. Pero hay dos cuestiones no dichas detrás de esa versión. Por un lado, que el nivel inicial sí se cierra, porque el nuevo jardín –aun no construido- sólo tendrá salas de tres a cinco años. Por otro lado, que el jardín de la Manzana 66 nacerá trunco, ya que de las 300 nuevas vacantes prometidas en el barrio quedarán disponibles cerca de 50, ya que las otras se cubrirían con el “traslado” del jardín del Ramos.

En este marco, mañana martes los gremios convocan a un cese de actividades en el Hospital de 7 a 9, y a las 8:30 se realizará un abrazo y una conferencia de prensa en el Hall Central del Hospital Ramos Mejía (General Urquiza 609).

Lo cierto es que además de la mala noticia que recibió la comunidad educativa del jardín del Ramos, otros datos dados a conocer este lunes por el Gobierno porteño refuerzan la versión de que el cierre de los maternales va en línea con el crecimiento de los CPI, que  no dependen del sistema educativo sino del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano.

“Nuestros Centros de Primera Infancia son esenciales, les dan herramientas de juego, sociabilización, recursos afectivos, entre otras cuestiones”, dijo hoy en la Legislatura la ministra Guadalupe Tagliaferri al presentar el presupuesto 2019 para su área. “Buscamos darles prioridad a los estudiantes de estos centros en el sistema de vacantes”, sostuvo, y detalló que son 104 los centros de cuidados destinados a la primera infancia en la Ciudad, a los cuales asisten más de 12 mil niños en situación vulnerable.

A mediados de 2016, según información oficial, los CPI porteños eran 64. Es decir que casi se duplicaron en poco más de dos años. “Hay 30 CPI más que hace un año. Es una locura. Son 12.700 chicos y chicas que no van al sistema público de educación”, advirtió Agustín Pela, asesor en materia de educación de la legisladora de Unidad Ciudadana Lorena Pokoik. Y agregó: “Esto implica unos 122 chicos por CPI, que en muchos casos son casas convertidas en depósitos de niños y niñas. Con esto confirmaron lo que denunciábamos, que son más de 23.000 los chicos y chicas que se quedan sin vacante en las escuelas porteñas, teniendo en cuenta la cantidad que asiste a los CPI”.

En tanto, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires expresó su preocupación por el anunciado cierre, a partir del ciclo lectivo 2019,  de la sala de Lactarios de la Escuela Infantil N° 6 D.E. 6° del Hospital Ramos Mejía, ubicada en Venezuela 3158.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?