TARIFAZO

El subte subió a $13,5 y las críticas de los usuarios estallaron en las redes

Las quejas se concentraron con el hashtag #EnSubteViajamosMal, lanzado esta mañana desde el espacio de Unidad Ciudadana. Varios legisladores se sumaron a la campaña para dar cuenta de las falencias del servicio de subtes porteño, que sigue aumentando.



Fotos de agua cayendo en cascadas por las escaleras. Así como de estaciones inundadas y ascensores rotos. Viejos titulares que recuerdan la promesa incumplida macrista de los diez nuevos kilómetros de subte por año. Las quejas de los usuarios del subterráneo porteño estallaron este martes, ante la implementación de otro aumento que llevó la tarifa a $13,50 y ante inminentes nuevas subas.

En las redes sociales, las quejas se concentraron con el hashtag #EnSubteViajamosMal, lanzado esta mañana desde el espacio de Unidad Ciudadana. Varios legisladores se sumaron a la campaña para dar cuenta de las falencias del servicio de subtes porteño, que sigue aumentando.

“A dónde va a parar la plata de los porteños y porteñas de la CABA? En el subte, las escaleras mecánicas no andan, los ascensores están rotos, hay suciedad, vamos apretados y cada es más vez es más caro!”, exclamó la diputada Lorena Pokoik. Su par Paula Penacca señaló: “Un nuevo ajuste a la economía de lxs porteñxs... Hoy vuelve a aumentar el subte, pero el servicio sigue siendo malo, la frecuencia no mejora y nadie sabe a dónde va la plata”.

“Dicen que vas a viajar mejor y compran vagones con material cancerígeno”, escribió por su parte Carlos Tomada, en referencia a la denuncia por contaminación de asbesto en coches de la Línea B, comprados a España y a punto de ser convertidos en chatarra.

“Esta es la política de Larreta: más tarifazos, peor servicio”, expresó Mariano Recalde, y compartió datos estadísticos que reflejan el impacto de los aumentos sobre el bolsillo. Por caso, en 2015 con $100 se podían hacer 22 viajes, mientras que ahora sólo alcanza para siete.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?