GATILLO FÀCIL

Las pericias aseguran que Lucas Cabello fue víctima de gatillo fácil

La abogada del joven de 20 años que fue baleado hace un par de semanas por un efectivo de la Policía Metropolitana informó que las pericias balísticas refuerzan la teoría de que se trato de un caso de gatillo fácil.


El pasado 9 de noviembre, Lucas Cabello fue baleado por un agente de la Policía Metropolitana en el barrio de La Boca. La abogada del joven de 20 años, Gabriela Carpineti confirmó que según las pericias balísticas, se refuerza la teoría de que se trató de un caso de gatillo fácil.

Desde aquel fatídico lunes, Lucas, un joven de 20 años que trabajaba como cuidacoches en las inmediaciones de un restaurant, lucha por su vida en la Clínica de los Arcos, luego que Ricardo Ayala, un agente de la Policía Metropolitana, le disparara y lo rematara dos veces más mientras él se retorcía de dolor en el suelo en la puerta de su casa "transitoria", donde vive junto a su familia desde hace más de diez años esperando por una relocalización por parte del Instituto de Vivienda de la Ciudad.

A más de dos semana del hecho, el gobierno porteño sigue intentando justificar este gravísimo hecho adjudicando que se trató de "violencia de género" y otras cuestiones. Sin embargo, según se desprende del informe presentado por la División de Balística de la Policía Federal ante el Juzgado 35 "el elemento ofrecido es una pistola semiautomática de simple y doble acción 9 milímetros-la pistola reglamentaria de Ayala-, coincidentes con las 3 vainas servidas halladas bajo la inscripción de calibre 9 milímetros".

El pasado viernes los abogados de Cabello denunciaron en conferencia de prensa que una de las testigos del caso recibió presiones y extorsiones por parte de un inspector de la fuerza para que su relato "salve al pibe", en clara referencia a Ayala. Según publicó el diario Página/12 en su edición del sábado, la testigo fue llevada junto a su familia por el oficial Osvaldo Daniel Rappa a un edificio del gobierno porteño, donde le hicieron "firmar un documento" y le realizaron una oferta para el pronto otorgamiento de una vivienda de IVC a cambio de que sus dichos ante el Juez pudieran "ayudar" al autor del hecho.

La vecina denunció que “está cansada de ese inspector” de la Metropolitana porque “le ha dicho varias veces, en forma personal y por teléfono, que ‘salve al pibe’”, en clara referencia al joven agente Ricardo Ayala, al tiempo que solicitó que se le asigne una nueva custodia que no sea realizada por la policía porteña.

Este jueves vencerá el plazo para que el Juzgado se expida sobre el pedido de procesamiento con prisión preventiva del agente, quien actualmente se encuentra detenido en Marcos Paz. La querella solicitó que el uniformado sea procesado por el delito de intento de homicidio agravado por el estado de indefensión de la víctima, quien hoy se encuentra en estado delicado, luego de recibir una bala en su nuca, otra en la columna y otra en los testículos, aparentemente sin motivo alguno.  


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?