CIUDAD

Legisladores tratan las modificaciones a la ley de Catastro con el pedido para prohibir los barrios cerrados

El oficialismo buusca aprobar los cambios en la normativa que regula la ubicación y la extensión de los inmuebles edificados y baldíos. Desde el Frente de Todos (FDT) exigieron que la nueva redacción contenga la prohibición explícita a la habilitación de barrios cerrados.

Hace dos semanas, la Comisión de Planeamiento Urbano, presidida por el oficialista Daniel Del Sol (VJ), dfirmó un dictamen favorable del proyecto que busca modificar la Ley 3.999 de Catastro de la Ciudad y hoy se tratará en la sesión de la Legislatura. La iniciativa que contempla la actualización de los "lineamientos" de la ley 3.999 de Catastro de la Ciudad y fue duramente criticada por organizaciones, como el Colectivo de Arquitectas y el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC).

Las organizaciones y la oposición legislativa advirtieron que, si avanza el plan de construcción de barrios, se "terminaría de consolidar un modelo de ciudad excluyente y expulsiva", al advertir sobre el potencial impacto de la modificación de la Ley de Catastro que propuso el jefe de Gobierno porteño.

El detalle del conflicto es una definición que se incluye entre las modificaciones: la de “conjuntos inmobiliarios”, según consignó Parlamentario. El texto, que obtuvo dictamen de mayoría, establece que estos conjuntos son “aquellos emprendimientos urbanísticos, tales como parques empresariales o náuticos, o cualquier otro, independientemente del destino de vivienda permanente o temporaria, laboral, comercial o empresarial que tenga, comprendidos asimismo aquellos que contemplan usos mixtos, con arreglo a lo dispuesto en el Código Urbanístico”.

El legislador del Frente de Todos, Javier Andrade, advirtió semanas atrás que la intención del Gobierno porteño sería la de promover “viviendas lujosas”, a pesar de que Vamos Juntos eliminó la definición que generó la polémica. “Con esa modificación, el Ejecutivo porteño solo busca aminorar lo que la propuesta original provocó en su fuerza política, en la ciudadanía y en algunos colectivos que trabajan temas urbanísticos”, aseveró el kirchnerista y remarcó que con este tipo de iniciativas se “sigue profundizando la segregación y la desigualdad” en la población y promoviendo las viviendas suntuosas”.

En su momento, el legislador Matías Barroetaveña (FdT) le pidió al oficialismo porteño que sea explícito “en que no queremos barrios cerrados en la Ciudad de Buenos Aires” y afirmó que ve “un plan sistemático en la Ciudad de Buenos Aires de enajenación de tierras públicas, de habilitación de negocios inmobiliarios dudosos y de códigos urbanísticos que discuten a las apuradas sin participación popular”.

Es así que el presidente de la Comisión, Del Sol, explicó que en el despacho de mayoría se agregó un artículo de dicho código en el “queda prohibida la aprobación y materialización de barrios con perímetro cerrado” y remarcó que “no está en nuestro espíritu la creación de barrios cerrados en la Ciudad”. Al mismo tiempo que la oficialista Cecilia Ferrero (VJ), consideró que no es necesario prohibir expresamente la figura de barrio cerrado en la Ley de Catastro, ya que estos emprendimientos “están prohibidos en el Código Urbanístico”.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?