GÉNERO

El Centro de Justicia de la Mujer de La Boca atiende de manera integral

Este Centro pone a disposición de las personas todas las herramientas y programas, tanto del Gobierno de la Ciudad como del Estado nacional.


El Centro de Justicia de la Mujer está ubicado en Pedro de Mendoza 2689, en el barrio de La Boca, es un novedoso espacio que busca dar respuesta inmediata a las mujeres y personas del colectivo LGBT que sufren situaciones de violencia de todo tipo.
 
“Me enorgullece decir que trabajo en un lugar donde no hay ‘acá no es’. Trabajamos para darles respuestas a personas que están en una situación de vulnerabilidad importante, que pasan por un momento por el que nadie quisiera pasar. Es importante poder decir: ‘Quedate tranquila, es acá’. Ponemos a disposición de las personas todas las herramientas y programas, tanto del Gobierno de la Ciudad como del Estado nacional, porque en estas circunstancias hay una responsabilidad del Estado, y solo se sale con la ayuda del Estado”, señala al periódico Tras Cartón Julieta Costa Díaz, una de las coordinadoras del Centro de Justicia de la Mujer.
 
Elisa Betzel, la otra coordinadora, agrega que “Se trata de hacer intervenciones lo más abarcativas posibles en cada conflicto, y que la persona no tenga que ser relevada a distintos lugares. Es marcar la diferencia en tiempos, posibilidades y emociones. Y evitar la revictimización”.
 
Este Centro nació en 2018 como una propuesta de Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Ciudad, del centro participan los tres Ministerios Públicos –el de la Defensa, el Fiscal y el Tutelar– junto al Gobierno de la Ciudad a través de la Dirección General de la Mujer y la Policía de la Ciudad. Con la idea de replicar a nivel local el trabajo que viene haciendo la Oficina de Violencia Doméstica y la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema la Nación, tiene competencias para intervenir en todas las formas de violencias, de acuerdo a la Ley 26.485: violencia doméstica, institucional, laboral, obstétrica, contra la libertad reproductiva, mediática, grooming, acoso callejero, entre otras.
 
“Anteriormente, la persona tenía que denunciar en un lugar, a veces pasando por varias instancias, ir a buscar el botón antipánico a otro lugar, la asistencia psicológica en el centro de su barrio… Y al ser situaciones tan complejas, muchas veces le era imposible completar todos los pasos. Aquí puede tener toda la atención a esa situación de violencia que está sufriendo, sin tener que estar boyando por todas las oficinas de Buenos Aires, explican a Tras Cartón las coordinadoras.
 
“Además trabajamos para que la denuncia no sea la única solución posible. Muchas veces las personas no están decididas a denunciar, y desde el Centro se pueden pautar una serie de entrevistas para que la persona que está en el contexto de violencia pueda llegar a una decisión libre y autónoma”, aclara Betzel.
 
El equipo de abogadas, psicólogas, trabajadoras sociales, médicas y otros trabajadores y trabajadoras comprende unas cincuenta personas para la atención. Un lactario y una juegoteca, para recibir a las mujeres que necesiten concurrir con sus hijos e hijas. Además, se ofrecen intérpretes de Lengua de Señas Argentina e impresoras Braille para personas con discapacidad.
 
El trabajo del Centro de Justicia de la Mujer consiste también en gran medida en tender puentes, conectar posibilidades. En coordinación con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades, por ejemplo, facilitan hoteles para las personas que deben irse de donde estaban en situación de violencia de género. Con el Ministerio de Desarrollo Social suman el Plan Potenciar Trabajo para generar modos de seguir adelante. Con muchas otras agencias del Estado gestionan la tramitación prioritaria de subsidios, programas y ayudas económicas, el seguimiento psicológico o la derivación a atención psiquiátrica de las víctimas. A través de un convenio con la Facultad de Derecho de la UBA, ofrecen patrocinio jurídico gratuito si es necesario continuar el caso en sede judicial.
 
En el contexto de la pandemia, los casos de violencia de género aumentaron. Particularmente, comentan las coordinadoras, los casos de violencia entre vecinos. El año pasado, aun con la atención reducida, también debido a la pandemia, en el centro se hicieron más de 500 entrevistas a personas que acudieron allí por sufrir alguna situación de violencia. Las coordinadoras analizan que, a medida que el Centro de Justicia de la Mujer se va haciendo más conocido, el número de consultas crece notablemente.
 
Este espacio es muy necesario, sobretodo en la Ciudad de Buenos Aires donde se recorta la atención sobre violencia de género en otros espacios, como ejemplo son los Centros Integrales de la Mujer, que funcionan en cada Comuna para dar asistencia, pero solo pueden dar patrocinio jurídico en denuncias de violencia, pero ya no en otras cuestiones civiles como el reclamo por alimentos o divorcios, ni en las denuncias penales derivadas del mismo contexto de maltrato.
 
“Todos los días aprendemos de cada caso, siempre hay que buscar una vuelta para encontrar la respuesta necesaria, que es singular cada vez”, dicen las coordinadoras. Este espacio cumple en saldar una deuda histórica: facilitar el acceso de las mujeres a la justicia.
 
El Centro de Justicia de la Mujer (www.cjmujer.gob.ar) recepciona denuncias y brinda asesoramiento sobre hechos de violencia ocurridos en la Ciudad de Buenos Aires, más allá de dónde tenga el domicilio la persona que los sufrió. Atiende de lunes a viernes de 9 a 16 horas en su sede de La Boca, en avenida Pedro de Mendoza 2689; y en su subsede de Avenida de Mayo 654, en el mismo horario. También tiene una línea de atención y asesoramiento jurídico: el 0800 999 MUJER (68537), que funciona de lunes a viernes de 8 a 20 horas. Y está la línea de denuncias 0800 33 FISCAL (347225).
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?