CORONAVIRUS

En medio del colapso sanitario, el GCBA cederá camas del Hospital Muñiz a pacientes de prepagas con coronavirus

Se trata de 20 camas de terapia intensiva del pabellón Koch. La infectóloga del Muñiz, Gabriela Piovano, consideró que se trata de un “privilegio que no corresponde” y cuestionó: "¿Por qué el sector privado, después de un año, no fue capaz de invertir a pesar de las grandes ganancias que tuvieron?".

La saturación del sistema sanitario sigue agravándose y hoy se conoció que el Gobierno de la Ciudad decidió ceder un pabellón del Hospital Muñiz para atender a pacientes con coronavirus de prepagas y obras sociales que no tienen más capacidad en sus sanatorios. Así lo confirmaron AM750 y Página/12, quienes consultaron a fuentes del Ministerio de Salud porteño, a cargo de Fernán Quirós.

Según indicaron, serán cedidas 20 camas de terapia intensiva del pabellón Koch del Hospital Muñiz a prepagas y obras sociales que se encuentran al borde del colapso. “Si una persona requiere atención y no hay camas, hay que resolverlo”, enfatizaron desde la Ciudad, y le bajaron el tono al planteo al argumentar que “habitualmente pasa que el sistema público atiende a pacientes de obras sociales”.De todos modos, reconocieron que la preocupación por el avance de la segunda ola de coronavirus y afirmaron que hay un “estrés grande” del sistema sanitario.

La decisión llega en un momento crítico, con la ocupación de camas de terapia intensiva al 95 por ciento en el sector privado, según el último reporte del gobierno porteño. En los hospitales, trepa al 68 por ciento. Días atrás se conoció que la Ciudad cedió 50 respiradores al sector privado a modo de préstamo, por lo que debió pedir asistencia a Nación. Según precisaron fuentes de la cartera sanitaria porteña, se destinarán 20 camas del Muñiz con el objetivo de “priorizar la situación sanitaria”.

En diálogo con AM750, la infectóloga del Muñiz Gabriela Piovano, dijo que la situación enciende una luz de alerta respecto a la disponibilidad de los recursos para afrontar la pandemia en el sector público. Piovano aclaró que el hospital siempre atendió a pacientes de prepagas y obras sociales y analizó que no se puede considerar una “privatización”, sino que se trata de un “privilegio que no corresponde”.

Piovano apuntó a la responsabilidad de las empresas de medicina privada: “¿Por qué el sector privado, después de un año, no fue capaz de invertir a pesar de las grandes ganancias que tuvieron? ¿Por qué en todo este año no acondicionaron hoteles o clínicas que están cerradas, y no estar dependiendo de la entrega de respiradores de parte del Estado y concesiones que desde el punto de vista ético son impensables y desde la práctica son reprochables?”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?