DERECHOS HUMANOS

Un proyecto para que un pasaje de Boedo lleve el nombre de una militante desaparecida del barrio

La propuesta apunta a reemplazar el nombre del pasaje Guillermo Bathurst por el de Patricia Roisinblit, una joven detenida-desaparecida. Hasta ahora, en Boedo no hay calles con nombres de mujeres.

Imagen: Desde Boedo.


Vecinas y vecinos de Boedo impulsan un proyecto para que un pasaje sea renombrado y pase a llamarse Patricia Roisinblit, en homenaje a una joven estudiante de medicina que creció en el barrio y fue secuestrada por la dictadura cívico-militar el 6 de octubre de 1978, cuando tenía 25 años y estaba embarazada.

El proyecto será presentado en la Legislatura, según consignó el portal Desde Boedo. Hasta ahora, en Boedo no hay calles con nombres de mujeres. La propuesta apunta a reemplazar el nombre del pasaje Guillermo Bathurst (1796-1844, un Sargento Mayor de Marina que actuó en la llamada guerra contra Brasil) por el de la militante desaparecida.

La comisión del barrio, junto a organizaciones y vecinas/os que se sumaron a respaldar el proyecto, está juntando firmas de adhesión de ciudadanas/os residentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

¿Quién fue Patricia Roisinblit?

Según los datos publicados por Abuelas de Plaza de Mayo, Patricia nació el 8 de diciembre de 1952 en la ciudad de Buenos Aires. Comenzó su militancia en el PRT y sus compañeros la llamaban "Ina". Luego se incorporó a la columna oeste de la organización Montoneros, en el área de Sanidad. Sus compañeros la llamaban "Mariana". El 28 de junio de 1977 nació su primera hija, Mariana Eva. Las dos fueron secuestadas el 6 de octubre de 1978.

La joven estaba embarazada de ocho meses. Luego del operativo, la niña fue entregada a su familia paterna por personas que se identificaron como personal de Coordinación Federal. Por testimonios de sobrevivientes, se supo que Patricia fue trasladada a la ESMA pocos días antes de parir. Dio a luz un varón al que llamó Rodolfo Fernando el 15 de noviembre de 1978 en la ESMA. El parto fue asistido por el obstetra del Hospital Naval, Jorge Luis Magnacco.

El 13 de abril de 2000 Abuelas de Plaza de Mayo recibió una denuncia anónima que afirmaba que el agente civil de la Fuerza Aérea, Francisco Gómez, y su esposa, Teodora Jofré, tenían un niño inscripto como hijo propio con una falsa partida de nacimiento firmada por el médico de la fuerza aérea, Pedro Alejandro Canela. Después de ser visitado por su hermana, el joven aceptó realizarse los análisis inmunogenéticos. El 2 de junio de 2000, la doctora Mary Claire King informó los resultados del análisis de ADN mitocondrial que indicaban que el joven efectivamente era el hijo de Patricia y José Manuel Pérez Rojo. Ambos permanecen desaparecidos.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?