GASTRONOMÍA

Hoy se celebra la Noche de la Pizza y la Empanada

Se trata de un evento online y offline para impulsar el sector a través de promociones especiales en pizzerías y casas de empanadas de todo el país, así como una propuesta digital con cocineros reconocidos y contenido lúdico e informativo.


Hoy martes se celebra "La Noche de la Pizza y la Empanada" en todo el territorio argentino, un evento único que tiene como objetivo dar impulso al consumo en el sector, con importantes descuentos en take away y delivery de los comercios adheridos y una propuesta digital con cocineros invitados. El evento es organizado por la Asociación Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la Argentina (APPYCE), su Escuela Profesional y BA Capital Gastronómica.
 
Nuestra ciudad tiene 1.200 pizzerías, desde hace 35 años se festeja "La noche de la Pizza y la Empanada", en este año atípico regalarán pizzas en algunos hospitales y clínicas, a gente en situación de calle y a la Policía de la Ciudad.
 
Para poder celebrar desde los hogares de todo el país, APPYCE junto a BA Capital Gastronómica, desarrollaron un mapa interactivo con más de 4000 pizzerías y casas de empanadas en todo el país con modalidad take away y los que además cuentan con delivery. Todos los locales que figuran con el logo del evento cuentan con una promoción especial. Las promociones están disponibles en https://lanochedelapizzaylaempanada.com.ar/.
 
Además, desde las 15 horas a través de las cuentas de Instagram de APPYCE, BA Capital Gastronómica y BA Saludable habrá transmisiones en vivo y videos grabados con distintas recetas de pizza, empanadas y fainá. Desde versiones rellenas hasta las más clásicas y pasando en el medio por opciones sin TACC, vegetarianas y hasta un duelo de estilos internacionales, habrá contenidos para todos los gustos y preferencias. Entre los invitados están Donato De Santis, Danilo Ferraz, Jimena Monteverde, Roberto Petersen, Ale Temporini, Pietro Sorba, Gluten Morgen y Mariana Koppmann, Romina Pereiro, La Mezzetta y más.
 
Los gastronómicos no la están pasando bien en esta pandemia. "Pasamos del proyecto de una cuarta sucursal a evaluar el cierre de una de las tres que tenemos", cuenta a Clarín Alejandro González, socio gerente de La Americana, nacida en 1935 y con sucursales en Callao al 100, Corrientes al 1300 y Rivadavia al 2700. En total, tienen 150 empleados. Treinta están sin trabajar; en sus casas. El resto, se turna.
 
"Los que peor están son los mozos, con el ATP y lo nuestro, llegan a su sueldo. Pero se pierden su fuerte, la propina. Era otro sueldo. En el local de Callao, por ejemplo, nos habilitaron cinco mesas. Y tengo 10 mozos. Hicieron una cajita y se reparten lo poco que juntan de propina entre todos. Antes atendían 300 mesas", continúa González.
 
La recaudación no llega el 20% de lo que facturaban antes de la pandemia. La gente que solía merodear la zona del centro no está con Tribunales, los teatros y cines cerrados. En el centro, los vecinos siempre fueron pocos. El delivery pasó del 5 al 10%. El resto es take away. El mostrador y el salón siguen cerrados. "Ahorros de la pizzería ya no quedan. Nos estamos manteniendo con capitales externos. Recién dejaríamos de perder dinero el día que habiliten al menos la mitad del salón, y sigamos recibiendo la ayuda del ATP", cuenta González.
 
La situación de Las Cuartetas, ubicada en Corrientes al 800 e inaugurada en 1932, es parecida.  Antonio Vázquez, gerente con más de treinta años en el local, se refiere a la relación con el cliente fiel, el de siempre. "Constantemente nos envían mensajes diciéndonos que no aflojemos, que aguantemos. O se vienen desde lejos, compran y se llevan la pizza a su casa. O piden delivery. Nos acompañan en este momento duro. Pero la realidad es la realidad”.
 
Tiene 38 empleados que siguen cobrando (con la ayuda del ATP), pero solo están trabajando 15, divididos en turnos. Con la habilitación de las veredas, armaron seis de las más de 200 mesas que tienen. A las pérdidas hay que sumarle los seguros, las cargas sociales, las ART. "La situación es muy comprometida. No sé en qué va a terminar esto. Es un futuro incierto. Calculamos que recuperaríamos las pérdidas en casi dos años de trabajo. Porque otro problema es que la gente no responde en las reaperturas. Y es entendible: salvo el personal esencial, el resto gana menos, o perdió una changa, o le sacaron las horas extras. El adicional que perdió es el dinero que gastaba en ocio, en nuestras pizzerías o en otros gustos", opina Vázquez a Clarín.
 
Banchero nació en La Boca, en 1932. Más adelante abrieron dos sucursales sobre avenida Corrientes, al 1600 y al 1300. Y en los últimos tiempos sumaron otra en Pilar y otra en Miami. Diego Banchero se refiere a los indirectamente perjudicados por la baja recaudación de la pizzería: los proveedores. "Los pedidos a la fábrica de muzzarella ahora son muy chicos. Y el que nos traía la cerveza también la está pasando mal. Son pibes que van a comisión de ventas. Y no están vendiendo nada".
 
De 80 empleados, están trabajando 14. El local de La Boca está cerrado. Los llamados para delivery de esa sucursal se atienden en el centro. "El delivery es un sistema fantástico para pizzerías de barrio, de las que solo hacen entregas a domicilio. Pero a nosotros no nos banca la estructura: tenemos 14 mozos, un salón de 400 metros, estamos en plena avenida Corrientes. Nos sale carísimo prender el horno y la luz. La facturación no llega al 20%. Hoy ni siquiera pienso cuándo recuperaremos los ahorros. Con poder empatar los gastos cada mes seríamos felices", se lamenta Banchero a Clarín.
 
También plantea que no saben en qué momento se acabará el esfuerzo que están haciendo. Pero es optimista. Las pocas mesas que les permitieron armar en la vereda lo ilusionan. A pesar de que la recaudación sea un vuelto comparado a los gastos. "Lo que noto es que la gente tiene ganas de salir. Se agolpan por ocupar las pocas mesas que hoy tenemos. Esperemos volver a trabajar como antes", cierra Banchero.
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?