EMERGENCIA SANITARIA

Murió un trabajador del Ministerio de Desarrollo Humano porteño

Víctor Ávila falleció el sábado pasado de Covid-19. Trabajaba en el programa de Juegotecas Barriales del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat que funciona en el Elefante Blanco. Su familia está internada en el Hospital Muñiz.


El sábado pasado Víctor Ávila, trabajador del programa Juegotecas Barriales que depende del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y funciona en el edificio del Elefante Blanco en el barrio de Villa Lugano, murió por Covid-19 luego de haber estado internado durante una semana en el Sanatorio Méndez.
 
Víctor tenía 32 años, vivía en la Villa 31 junto a su esposa Soledad y sus cuatro hijos, quienes se encuentran internados en el Hospital Muñiz. Sus compañeros que lamentan profundamente lo sucedido, le decían Shampoo. Lo recuerdan diciendo que “nuevamente el Covid-19, y la precarización a la que nos somete el Gobierno de la Ciudad nos arrebata a otro compañero”.
 
“Era un tipo muy querido. Lo conocimos en Puerto Pibes, hicimos juntos el curso de líderes recreativos comunitarios, compartimos campamentos, juegos, amistad. Luego un grupo de esos líderes comunitarios, nosotras incluidas comenzamos a trabajar en el 2007 en "Cartoneritos", un programa de asistencia integral para hijas e hijos de los recicladores urbanos. Y por último compartimos trabajo en el mismo programa Juegotecas Barriales, espacios de juegos donde los niños, niñas y adolescentes de los barrios vienen a jugar”, continúan sus compañeras.
 
El Gobierno de la Ciudad creó el programa “Servidores Públicos” en apoyo a las acciones de concientización, distanciamiento social y cercanía a los ciudadanos, en el marco de la política sanitaria COVID-19, que funciona bajo la órbita de la Secretaría de Transformación Cultural. Los trabajadores temen por las condiciones de cuidado ante situaciones de riesgo y advierten la falta de capacitación para enfrentar un panorama de esta índole, sobre todo porque no suelen realizar acciones con grupos vulnerables de forma directa. También les preocupa la falta de cuidados ya que no se les entrega elementos básicos de cuidado como barbijos y alcohol en gel.
 
“Shampoo era parte de esos tantos trabajadores estatales, que, bajo el gobierno de Rodríguez Larreta, trabaja sin los elementos de seguridad esenciales. Este es un sector esencial, que se caracteriza por no tener todos los elementos que se requieren para llevar adelante la tarea. Con falta de personal, con problemas edilicios, con escasos elementos de seguridad e higiene. Tal es así, que las y los trabajadores del programa Juegotecas Barriales tienen que llevarse sus barbijos, y utilizando en muchos casos el transporte público”, relatan los compañeros de Víctor.
 
“Tampoco hay protocolos claros para actuar, pero esto no solo ocurre en los hogares, también pasa lo mismo en los paradores, donde ya dieron positivo por Covid-19 varios trabajadores, sumando también, la falta de capacitación para las nuevas tareas que asignan”, continúan los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Humano.
 
“Necesitamos que los sindicatos, tanto ATE como SUTECBA se pongan a la cabeza de estos reclamos. Son estos en las manos de los trabajadores quienes pueden cumplir un rol fundamental y necesario”, concluyen los trabajadores.
 
En el Gobierno de la Ciudad la improvisación es total, con el programa Servidores Públicos los trabajadores son obligados a cumplir tareas todos los días de la semana, incluidos sábados y domingos. Los contratados que suman 18.000 son los más afectados por las amenazas, ya que son los más vulnerables y tienen peores condiciones para hacer valer sus derechos.
 
Mientras que los contagios crecen exponencialmente en la Ciudad, en vez de volver a una cuarentena más estricta, Rodríguez Larreta saca a los trabajadores a la calle, exponiéndolos al virus, en realidad se trata de una campaña publicitaria con el cuerpo de los trabajadores estatales, tal como ocurrió el año pasado durante la campaña electoral, cuando se utilizaba a los trabajadores para poner mesas y volantear para Cambiemos.
 
“Las tareas a cumplir nadie las conoce; tampoco la cantidad de trabajadores que se necesitan para ellas, o la capacitación que deben tener los trabajadores para realizarlas eficientemente y de manera segura. La improvisación es total y, como en las villas y los hospitales de la Ciudad, será un factor de nuevos contagios de trabajadores”, expresan trabajadores agrupados en Tribuna Municipal.
 
Este panorama ha generado un profundo rechazo entre los municipales, lo que ha obligado a la conducción del gremio mayoritario SUTECBA a cambiar su mensaje, primero saludaron la creación del programa, pero ahora tuvieron que sacar un comunicado donde advierten la exposición de miles de trabajadores que cumplen tareas sin medidas de seguridad adecuadas. Por el lado de ATE Capital, solo sacaron un comunicado contra el programa, pero no hay un verdadero plan para hacer frente a las políticas del Gobierno de la Ciudad.
 
“Nosotros planteamos que frente al aumento de los contagios debe volverse a una cuarentena más estricta; todas las tareas que puedan hacerse de manera remota deben cumplirse de ese modo; las que no sean esenciales no deben hacerse hasta que el riesgo de contagio sea mínimo. Los cambios de tareas no deben ser compulsivos sino voluntarios. Todos los trabajadores afectados a tareas de atención de la pandemia deben recibir un plus de 20 mil pesos por el riesgo y el estrés que conllevan, y porque los salarios de los municipales son muy bajos. Exigimos protocolos de actuación y provisión de equipos de protección personal de calidad”, concluyen desde Tribuna Municipal.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?