EMERGENCIA SANITARIA

Sin aislar positivos, “hacinados en habitaciones sucias y sin información”: así esperan los resultados de los testeos en la Villa 21-24

Mamás con bebés y niños pequeños, encerradas y sin respuestas ante el supuesto contagio de un nene que permaneció allí en contacto con los demás, tras ser trasladados “como ganado” en colectivos. “No solo es humillante, sino también peligroso para quienes eran negativos”.



“Desde ayer a la noche, cuando llegamos acá, la pediatra nos dijo que hay un nene positivo de cinco años. Era positivo desde ayer a la tarde, ¿por qué lo pusieron acá? Ese nene hoy jugó con mi hijo, tocó ese bebé. Y ahora, si no teníamos nada, estamos todos infectados”. El relato desesperado es de una mamá de la Villa 21-24. Una de las vecinas testeadas en el marco de los operativos DetectAr para evaluar la expansión del coronavirus en el barrio. Denuncian que para esperar los resultados los mantienen hacinados, desinformados, en espacios sucios y, lo más grave, sin aislar a casos confirmados de quienes hasta ahora no lo estaban.

El video con el reclamo desesperado de esa y otras mamás fue puesto en circulación en las redes sociales por Ignacio Álvarez, presidente de la Comuna 4. “Hacinados en habitaciones sucias y sin información. Es vergonzoso e inhumano el trato que reciben del Gobierno de la Ciudad”, escribió el presidente comunal. Y detalló: “Después de los testeos, a la espera del resultado, los aíslan en la Casa de la Cultura en el barrio 21-24 y por la noche los llevan a hospitales donde no los quieren recibir y los hacinan y destratan sin darle ninguna explicación. Todo esto con niños pequeños”.



“No solo es humillante, sino también peligroso para quienes eran negativos. Además, no brindan información de donde aíslan a los que resultan positivos ni siquiera a sus familias. Esto no puede seguir así. Necesitamos que alguien dé explicaciones”, reclamó Álvarez. Y agregó que “por si fuera poco, mientras en los barrios del norte trasladan a las personas sospechosas en ambulancias del SAME, en el sur los amontonan como ganado en colectivos. No podemos permitir que siga habiendo ciudadanos de primera y de segunda”.

En las villas porteñas, según confirmó ayer el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, ya hay 1410 casos de coronavirus. La situación más grave se da en la 31, con más de 900. Pero recién este lunes comenzó el operativo DetectAR (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina) en la 21-24 de Barracas.

De acuerdo a los últimos datos difundidos desde La Poderosa, organización villera que viene denunciando la ausencia estatal en las villas porteñas, el total de casos en estos barrios ya superó los 1500 y, en la 21-24 se registraron 47.



Las escenas de mamás reclamando con sus bebés en brazos fueron registradas en el Hospital Ramos Mejía. Según consignó la revista El Abasto, desde la red de vecinos por la Manzana 66 -en Balvcanera- advirtieron: “Pediatría desbordada en el Ramos Mejía, malas condiciones para los trabajadores y para los vecinos, hay personal aislado por contagio, traen gente de otras comunas y el hospital desborda. Exigimos al GCABA mas personal para el Ramos”.

Al mismo tiempo, otras vecinas de la Villa 21-24 protestaron frente a la Casa de la Cultura en Barracas, exigiendo que se cumpliera el protocolo de aislamiento a quienes se les hizo el test el lunes y están desde entonces en una sala del Hospital Ramos Mejía, según difundió Sur Capitalino.

Desde la Junta Vecinal denunciaron que las vecinas y sus hijos e hijas llegaron al Ramos Mejía luego de haber sido rechazados en otros hospitales, donde les decían que no había camas. Tras el reclamo, Gobierno de la Ciudad llevó a 15 personas testeadas a un hotel en Esmeralda al 500, informó el periódico local. 

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?