COMUNA 15

La obra del Viaducto San Martín se encuentra paralizada, locales vacíos y vecinos sin tren

La vida alrededor de las estaciones sin terminar del Viaducto San Martín empeoró considerablemente debido a la obra y luego a la paralización de la misma. Todavía no hay fecha para la continuación, mientras tanto las ventas en los locales caen en picada y los vecinos siguen sin tren.


La zona está totalmente abandonada, echada a su suerte, las escaleras no llevan a ninguna parte, los comercios cierran. Las obras de las estaciones La Paternal y Villa Crespo del Viaducto San Martín se frenaron en septiembre pasado y quedaron paralizadas. Los usuarios del tren quedaron sin transporte porque los colectivos gratuitos que hacían el recorrido desde Villa del Parque dejaron de funcionar en julio ya que el Gobierno porteño dejó de pagar el servicio.
 
A mediados de julio el San Martín volvió a llegar, días antes de las PASO, a Retiro. Desde ese momento, entre las estaciones Palermo y La Paternal el tren circula a ocho metros de altura. Pero esta última parada y la de Villa Crespo (ex Chacarita) iban a estar listas, según el Gobierno porteño, a fines de agosto. El plazo prometido no se cumplió y las obras se frenaron por una denuncia de estafa.
 
Es que la empresa a cargo de los trabajos, una UTE (Unión Transitoria de Empresas) formada por Green y Rottio, dejó de pagarles a las subcontratistas. Por eso, desde el Gobierno porteño rescindieron el contrato y ejecutarán una cláusula de caución contra la UTE por haberlo incumplido. Con esos fondos pagarán los trabajos faltantes. La obra de las estaciones es solventada tanto por Ciudad como por Nación.
 
“Como primera medida se está estudiando que AUSA contrate a los subcontratistas y administre directamente lo que resta. Se están analizando otras herramientas para ayudar a los subcontratistas, como una exención impositiva y prioridad de contratación”, indicó a Clarín un vocero del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte.
 
Mientras tanto, no hay precisiones sobre la fecha de inauguración de las estaciones. No sólo hace falta terminar las estaciones, también la señalización. Esos trabajos serán llevados adelante por personal de la Unión Ferroviaria. Para hacerlo, deberán esperar a que se terminen las dos bajadas de vías de las cuatro que debe haber entre La Paternal y Villa del Parque.
 
“Desde que el San Martín hace recorrido completo, avanza muy lento y demora 30 o 40 minutos más que antes”, se queja una usuaria. Para empeorar el panorama en julio dejaron de circular los micros gratuitos que trasladaban a los usuarios desde Villa del Parque hasta La Paternal y Villa Crespo. Esto afecta también a los comercios que rodean ambas paradas, y que redujeron su actividad desde que comenzaron las obras hace dos años.
 
En un kiosco en Corrientes casi Darwin, a dos cuadras de cerrada estación Villa Crespo, Miguel reconoce que factura un 35% menos que hace un año, “entre la crisis y el cierre de la estación”. Y Leandro, de la librería ubicada a una cuadra, calcula que perdió un 30% de ventas desde el inicio de los trabajos y reclama una exención de impuestos.
 
En La Paternal, en su kiosco sobre la calle Osorio, Estela cuanta a Clarín que “Desde que frenaron la obra, no tenemos ni el público de los pasajeros ni el de la construcción. A la noche es una boca de lobo, porque falta el trajín propio de una estación”.
 
A una cuadra de allí, en el restaurante de Warnes y Garmendia, Facundo describe la situación como un efecto dominó: “Sin estación de tren, no hay movimiento. Sin movimiento, hay inseguridad y la gente no camina ni estaciona más por acá. Sin gente, no hay clientes: antes mi local estaba lleno, ahora hay un 60% menos”.
 
 
 
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?