EDUCACIÓN

Advierten que Larreta busca “hacer desaparecer lentamente” los jardines de infantes públicos

Una campaña oficial fomenta la inscripción de nenes y nenas en Centros de Primera Infancia –por fuera del sistema educativo- para garantizarles vacante en sala de 4. Así, el Gobierno de Larreta se desentiende de su obligación constitucional de garantizar educación desde los 45 días.



“¿Sabías que inscribiendo a tu hijo o hija de 4 años en uno de los 76 Centros de Primera Infancia de la Ciudad, ya tiene garantizada una vacante para empezar el jardín?”, preguntó a través de las redes sociales el jefe de Gabinete de Ministros, Felipe Miguel, en el marco de la campaña electoral que busca la reelección de Horacio Rodríguez Larreta. Mientras gremios y colectivos de familias siguen luchando contra la falta de vacantes por miles y miles en nivel inicial en territorio porteño, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) advirtió que esta iniciativa apunta a “destruir los jardines de infantes públicos”.

“La UTE expresa el absoluto rechazo al intento del Gobierno de Rodríguez Larreta de privilegiar la inscripción a nivel inicial en instituciones tercerizadas y sin control, por sobre los jardines públicos, para así de manera gradual abandonar la obligación del Estado de garantizar educación”, señalaron mediante un comunicado. Y detallaron que “los funcionarios macristas aseguran que si las familias inscriben a sus hijos o hijas de 4 años en alguno de los 76 CPI ‘ya tiene garantizada la vacante’. Sin embargo si la misma familia decide anotarse en un Jardín de Infantes público, como es su derecho, quedará en una lista de espera junto a los más de 20 mil inscriptos que año a año se quedan sin vacantes. Es decir, pretende reemplazar el sistema educativo de gestión pública en el nivel inicial por un sistema tercerizado, sin control y acreditación educativa, con trabajadores precarizados y administrado por ONG”.

Los docentes recordaron que Larreta intentó el año pasado cerrar la sala de lactario (45 días a 1 año) del jardín que funciona en el hospital Ramos Mejía, pero la movilización de la comunidad fue tal que la medida se frenó (aunque no del todo, imponiendo luego un traslado que también es cuestionado). “Pero la privatización encubierta incluso en salas de 4 y 5 años es más grave aún. Esta campaña para inscribir a los niñxs en los Centros de Primera Infancia (CPI) no sólo pretende homologar a las escuelas infantiles y jardines de infantes con espacios que no pueden certificar educación. Busca privilegiar estas instituciones precarizadas por sobre los jardines públicos para hacerlos desaparecer lentamente y así abandonar la obligación del Estado de garantizar educación”, alertó la UTE.

Cabe recordar que los CPI no dependen de la cartera de Educación sino de Desarrollo Humano y Hábitat. No se basan en la currícula de los jardines públicos y pueden ser gestionados por ONG, fundaciones y otros actores con los que el Estado terceriza el cuidado de bebés, nenes y nenas de hasta tres años. Ahora, fomentando la inscripción en estos centros para garantizar la vacante en sala de 4, el Ejecutivo a cargo de Larreta se desentiende de su obligación constitucional de garantizar la educación –en el sistema educativo formal- a niños y niñas desde los 45 días de vida.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?