CIUDAD

Cada vez más especialistas advierten sobre el posible aumento de accidentes por el uso del monopatín

Cumplieron un mes en la Ciudad y los usuarios ya se realizaron 12 mil viajes. Las críticas.


Especialistas en seguridad vial advirtieron sobre el uso de los monopatines eléctricos ya que "son inestables, poco visibles y muy silenciosos", según  expresó la Asociación Civil Luchemos por la Vida. La opinión en contra surgió a raíz de la noticia que se conoció a principios de este mes en Londres, donde Emily Hartridge, una conocida youtuber y presentadora de televisión inglesa, murió cuando el monopatín eléctrico que conducía por las calles chocó contra un camión.

Para esta organización, este caso representa un anticipo de lo que ocurrirá con el uso de estos nuevos vehículos urbanos en Buenos Aires y prevén que aumentará la posibilidad de incidentes en la ciudad. Los monopatines eléctricos arrancaron concentrados en los barrios de Palermo y Recoleta, ahora también se los ve por Retiro y el centro porteño. Esta nueva modalidad de transporte tiene fans y sus detractores. El servicio es caro y por eso no se usa para hacer distancias largas. El Gobierno de la la Ciudad publicó una resolución que habilita pruebas piloto y que más empresas presenten planes para operar en las calles. 

Desde la empresa Grin, que desembarcó con estos monopatines, aseguran que el primer mes se realizaron 12 mil viajes, se completaron 10 mil kilómetros y lograron fidelizar a 5.000 usuarios, que disponen de unos 250 puntos de donde poder retirarlos. El uso promedio es de entre 10 y 12 minutos. Las personas que se suben a un monopatín pagan entre $ 95 y $ 111 para desbloquearlos y ponerlos en movimiento ($ 15 más $ 8 el minuto de uso).

La Legislatura porteña votó un marco regulatorio para los monopatines en general; los de usuarios particulares y los de alquiler. Como primera medida se incorporó la definición de "Dispositivo de Movilidad Personal" al Código de Tránsito y Transporte. También, una serie de artículos que regulan la actividad, requisitos de seguridad y sanciones aplicables en el caso de cometer una infracción a bordo de ellos.

Se estableció que no podrán circular por las veredas, sí por las ciclovías; tampoco pueden hacerlo de contramano por las calles. Los usuarios tienen que ponerse casco y chaleco reflectante. No se puede acelerar a más de 25 km/h y deben contar con bocina, frenos y luces delanteras y traseras. Y sólo se permite una persona por vehículo.

Para Fabián Pons, titular del Observatorio Vial Latinoamericano, el problema central que hay con este tipo de vehículos es que van a una velocidad contraria al entorno. "Cuando el tránsito está rápido son lentos y cuando el tránsito está trabado avanzan, muchas veces, entre autos y colectivos", especifica. "Además son silenciosos y difíciles de ver. No sé si estamos preparados para sumar nuevos ingredientes a nuestras calles".  

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?