MOVILIDAD URBANA

Los monopatines eléctricos cumplieron un mes en la Ciudad

Dos compañías ofrecen el servicio. Los viajes duran entre 10 y 12 minutos, en promedio. Habilitarán a más empresas para que ofrezcan el servicio.


Los monopatines eléctricos arrancaron concentrados en los barrios de Palermo y Recoleta, ahora también se los ve por Retiro y el centro porteño. Esta nueva modalidad de transporte tiene fans y sus detractores. El servicio es caro y por eso no se usa para hacer distancias largas. El Gobierno de la la Ciudad publicó una resolución que habilita pruebas piloto y que más empresas presenten planes para operar en las calles. 
 
Desde la empresa Grin, que desembarcó con estos monopatines, aseguran que el primer mes de uso fue muy positivo y que se superaron las expectativas: se realizaron 12 mil viajes, se completaron 10 mil kilómetros y lograron fidelizar a 5.000 usuarios, que disponen de unos 250 puntos de donde poder retirarlos, informa Clarín.
 
El uso promedio es de entre 10 y 12 minutos. Las personas que se suben a un monopatín pagan entre $ 95 y $ 111 para desbloquearlos y ponerlos en movimiento ($ 15 más $ 8 el minuto de uso).
 
La Legislatura porteña votó un marco regulatorio para los monopatines en general; los de usuarios particulares y los de alquiler. Como primera medida se incorporó la definición de "Dispositivo de Movilidad Personal" al Código de Tránsito y Transporte. También, una serie de artículos que regulan la actividad, requisitos de seguridad y sanciones aplicables en el caso de cometer una infracción a bordo de ellos. Se estableció que no podrán circular por las veredas, sí por las ciclovías; tampoco pueden hacerlo de contramano por las calles. Los usuarios tienen que ponerse casco y chaleco reflectante. No se puede acelerar a más de 25 km/h y deben contar con bocina, frenos y luces delanteras y traseras. Y sólo se permite una persona por vehículo.
 
Además de Grin, opera Movo (una alianza entre Cabify y Glovo, que sanciona con $ 1.100 a los usuarios que salen del límite de los barrios de cobertura); y se espera que en el futuro, a partir de la resolución del Gobierno, lleguen otras empresas, como Lime, Bird y Ufo, todas vinculadas a este tipo de movilidad.
 
Por otra parte, y hasta tanto dure la prueba piloto pautada por el Ejecutivo porteño, que es de un año con posibilidad de extenderla a dos, se terminarán de definir las áreas de detención, que pueden estar vinculadas a locales comerciales. En ocasiones, se ven monopatines que quedan en lugares que no están habilitados.
 
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

Elecciones 2019: ¿Creés que habrá segunda vuelta en la Ciudad?