CRISIS ECONÓMICA

La Justicia quiere desalojar el merendero Darío Santillán de San Telmo

Abrió durante la crisis del 2001. Viven veinte familias y decenas de chicos van a tomar la merienda todos los días.


La Justicia busca desalojar al merendero “Darío Santillán” de la Asamblea de San Telmo que se abrió durante la crisis del 2001, queda en México entre Perú y Chacabuco, a dos cuadras de donde murió Zacarías de frío. Allí viven unas veinte familias. Este local es imprescindible, decenas de chicos van a tomar un chocolate caliente todas las tardes.
 
El edificio era un antiguo conventillo que fue reciclado con mucho esfuerzo por la Asamblea, se reacondicionó, se colocaron baños, se mejoraron las instalaciones. Pagaban un alquiler que correspondía al edificio que se le entregó, una ruina, pero de pronto los dueños lo vendieron sin preguntar.
 
La Asamblea denuncia que la venta fue fraudulenta. La beneficiada sería la inmobiliaria Martul. Casafú, presidenta de la cooperativa, declaró a Tiempo Argentino: “Es que San Telmo, por la especulación inmobiliaria y el boom turístico, expulsa a los más pobres. Está todo muy bravo, y la crisis hace que se acerquen más chicos al merendero: más de 200 en los últimos tiempos. Incluso tenemos que dar refuerzos los viernes, para que puedan comer algo los fines de semana”.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?