DECLARACIONES

Larreta justificó su subida de tono contra la oposición: “Estaba muy caliente”

“Media hora antes me contó Santilli que a uno de los policías que había participado de la discusión en el Obelisco le habían partido el brazo en tres", dijo el jefe de Gobierno para explicar su furia contra los opositores. Sin nombrarlo, volvió a apuntar contra Grabois.



Durante el encuentro del oficialismo en Parque Norte el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, sorprendió por la furia de sus declaraciones. Entre otras cosas, acusó a los kirchneristas de “cagarse a tiros”, apuntó contra el sector de Juan Grabois, cuestionó que tienen “escondida” a CFK y se burló de Axel Kicillof por un spot. Horas más tarde, justificó su repentina subida de tono.

“Estaba muy caliente porque media hora antes me contó Santilli que a uno de los policías que había participado de la discusión en el Obelisco le habían partido el brazo en tres partes", argumentó Larreta, en declaraciones al noticiero de Canal 9.

Más calmo, volvió a criticar a los movimientos sociales que habían intentado montar una carpa y repartir colchones en el Obelisco. Y aunque evitó nombrar a Grabois, cargó nuevamente contra los líderes de las organizaciones. "Si querés ayudar a la gente en situación de calle, llamás al 108. Tenemos siempre lugar en los paradores", insistió Larreta, en medio de la polémica por el creciente número de personas en situación de calle.

Tras justificar su subida de tono, el jefe de Gobierno remarcó: "Siempre tenemos voluntad de diálogo, pero a esa voluntad de diálogo nos devuelven un policía con un brazo partido en tres. El diálogo es bueno, pero (el martes) ese diálogo se rompió”.

En el marco del operativo en el Obelisco, fueron detenidas dos personas en situación de calle que habían ido a pedir comida. Tras los dichos acusatorios de Larreta, Grabois ya había salido a responderle. "Me sorprendieron las declaraciones de Larreta porque venía teniendo un discurso diferenciado del discurso más violento de (Mauricio) Macri y (Patricia) Bullrich con respecto a la protesta social. Parece que hay una bajada de línea para una bolsonarización de la campaña", consideró en diálogo con El Destape radio. Según Grabois, "si repartir colchones, comida y frazadas es delito, estamos fritos". Y agregó: "Yo ya no entiendo más nada, no estábamos ni cortando un carril".

Ante la efervescencia en los discursos oficialistas de los últimos días, quienes se ocupan del discurso de campaña de Juntos por el Cambio negaron –según consignó Página 12- que haya habido un giro consensuado hacia un discurso más virulento. “Quizás Horacio estuvo un poco más encendido que de costumbre”, admitieron.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?