EDUCACIÓN

Sólo el 7% de los jardines de infantes públicos tiene jornada extendida

Hay más oferta en las escuelas de nivel inicial privadas, por eso muchas veces las familias optan por esta modalidad.


Unicef y Cippec presentaron un informe que releva la oferta, la cobertura, así como las normativas y el perfil de los profesionales de las escuelas de nivel inicial de todo el país, constituyendo una espacie de mapa de la educación inicial. El análisis está puesto en las instituciones que ofrece el sistema educativo.
 
Entre los datos que surgen sólo el 7% de los jardines de infantes tienen jornada extendida, y que hay más posibilidades para aquellas familias que pueden pagar un jardín privado: en ese sector la oferta llega al 12,85% mientras que en el público sólo al 5,9%. También es escasa la presencia en el ámbito rural: 5,4%.
 
Cora Steinberg, de Unicef, y Alejandra Cardini, de Cippec son las autoras del informe, dijeron a Clarín que más que una cuestión educativa o una necesidad para los chicos, políticas de primera infancia -como los jardines de infantes con jornada extendida - se tocan con la agenda de género: con la importancia de que haya más espacios de cuidado y enseñanza para que las mujeres de sectores vulnerables puedan trabajar y crecer en un proyecto personal.
 
“Corroboramos que la distribución no es equitativa, que en los territorios más vulnerables, donde más oferta debiera haber, es donde menos hay. Allí las familias necesitan contar con escuelas de calidad, lugares seguros y que le garanticen a los chicos una apertura al mundo que de otra manera no tienen”, dicen las autoras.
 
Las inequidades también se pueden observar si se analizan los datos por jurisdicción. La Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, se destaca por cubrir casi el 47% de sus escuelas con expansión de la jornada. Chubut, Salta y Jujuy están cerca del 15%, y en el resto de las jurisdicciones la oferta de jornada completa, extendida o doble no alcanza el 10% de las escuelas. En algunos distritos, la oferta de no llega al 2%.
 
“El interrogante que las políticas públicas deberían poder responder es si existe o no demanda de jornada extendida que no está atendida. Así, identificando la demanda, se pueden diseñar políticas tendientes a satisfacerla, privilegiando la asignación de los recursos a los sectores más vulnerables”, dice el informe.
 
Steimberg y Cardini remarcan que hay un “déficit de información de la demanda insatisfecha”. “Muchas familias entienden que sus hijos no tienen que estar institucionalizados desde la primera infancia. Pero viendo que es mayor la oferta en el sector privado, donde hay que pagar, y que cuando hay vacantes de calidad en el sector público se llenan rápido, una hipótesis es que hay una demanda a cubrir ahí. Sería muy importante fortalecer y ampliar las fuentes de información para poder planificar y llegar con más equidad a todas las familias”.
 
El informe culmina con cuatro recomendaciones de políticas públicas para el sector. Steimberg y Cardini indican que, para ellas, las más prioritarias son dos: ampliar el acceso a la educación inicial para los niños de 45 días a 4 años siguiendo criterios de equidad; y establecer criterios nacionales para garantizar mayor coherencia en la normativa y avanzar en la formulación de definiciones curriculares para el ciclo maternal.
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?