CAMINO AL 8M

Nace la primera asamblea de madres protectoras, contra “una forma de violencia de género invisibilizada”

Luchan contra una justicia patriarcal, para intentar proteger a sus hijos e hijas de padres abusadores y/o violentos. Cansadas e invisibilizadas, decidieron que sus luchas individuales gesten una colectiva. Este sábado nace Amora, la Asamblea de Madres Organizadas de la República Argentina.



Se definen como madres protectoras. Luchan contra una justicia patriarcal, para intentar proteger a sus hijos e hijas de padres abusadores y/o violentos. Lidian con causas que pueden llevar años y, en muchos casos, implican ser separadas de sus hijes. Cansadas e invisibilizadas, decidieron que sus luchas individuales gesten una colectiva. Por eso, este sábado nace Amora, la Asamblea de Madres Organizadas de la República Argentina.

“Nace por la necesidad de muchas mujeres madres separadas algunas de sus hijos -como es mi caso- y otras intentando protegerlos de abusadores sexuales o violentos. Frente a la decidia que pasamos en los juzgados con esta justicia patriarcal y con esta forma de violencia de género que está invisibilizada, a través de la amputación de nuestra maternidad, empezamos a entrelazarnos. Esto nos viene enseñando el feminismo: que entrelazándonos logrando muchas más cosas. Así surgió la idea entre algunas mamás de hacer una asamblea, de empezar a hablar entre nosotras”, cuenta a Nueva Ciudad Verónica Villamarín, sindicalista bancaria y una de las impulsoras de Amora, que este sábado tendrá su primera asamblea federal.

Por seguridad, el punto de encuentro sólo se da a conocer a quienes se contactan para participar, previa inscripción (se pueden contactar vía Facebook e Instagram). Luego, a las 18, las madres protectoras darán una conferencia de prensa frente a los Tribunales, en Talcahuano 550. “Vienen madres de todo el país. Es una convocatoria abierta. Sabemos que va a ser algo grande. Porque existe la necesidad de hablar. Y de hacer. Porque nos están matando en los juzgados”, remarca Villamarín, mamá de una nena de 10 años y de un adolescente de 17 con quien no tiene contacto desde hace tres, en el marco de una “lucha interminable después de 13 años de matrimonio con un violento”.

La asamblea federal del próximo sábado busca “poner en conjunto un panorama de qué acciones hay que tomar en cada lugar. Cuáles son las exigencias que vamos a hacer a los organismos, al Estado o a quien corresponda. Para colectivizar las problemáticas de cada una”. La idea de reunirse el primer fin de semana de febrero tiene un objetivo concreto: que cada participante retorne a sus ciudades y provincias para poder volcar las resoluciones que surjan en las asambleas organizativas del Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo. “Para incorporar nuestra lucha al 8M –resalta Villamarín-  Porque dentro del feminismo todavía no está instalada esta problemática como una problemática más de violencia de género y lo es”.

A días del nacimiento de Amora, Villamarín destaca: “Las madres protectoras dejamos tanta energía en los juzgados y lo que hace este sistema es sacarnos lo más preciado que tenemos y quedamos en una situación de fragilidad psicológica muy grande, por eso muchas veces se hace muy difícil militar con este dolor que nos dificulta poder pensar más allá. Pero lo estamos haciendo en forma colectiva, hermanándonos. Para mostrarle a la sociedad que no se puede defender más violentos y abusadores, que les niñes no mienten”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?