COMUNA 3

Gabriel Zicolillo: “La salud y la educación no son prioritarios para el Gobierno porteño”

Comunero por el Frente de Todos en la Comuna 3, Gabriel Zicolillo, nos contó cómo ve la Comuna, qué proyectos tiene para la misma, cómo fueron estos meses de pandemia y las necesidades de vecinos.


La Comuna 3, en el centro-este de la Ciudad, se integra al casco histórico con dos barrios de enorme raigambre porteña: Balvanera y San Cristóbal. Es pequeña, con poco más de 6,4 kilómetros cuadrados, pero posee una alta densidad poblacional con al menos 190 mil habitantes, siendo la Comuna que más falta tiene de espacios verdes.
 
Gabriel Zicolillo hizo hincapié en el rol de las organizaciones sociales, barriales y políticas para contener la expansión del coronavirus, que también impulsan otros reclamos puntuales como vacantes en jardines maternales, soluciones efectivas para personas en situación de calle y una menor discriminación en relación al norte porteño.
 
La falta de jardines maternales, los inquilinatos y hoteles pensión precarios, así como una importante cantidad de personas en situación de calle forman parte de los temas urgentes de la Comuna 3, con crisis agudizadas en la pandemia.
 
El 10 de diciembre del año pasado renovaste tu mandato como comunero en la Comuna 3. ¿Cuáles son los desafíos?
En la Comuna 3 tenemos una grave falta de espacios verdes, es uno de los elementos centrales a trabajar. También hay un problema muy fuerte de falta de vacantes, en especial en la franja de edad entre los 45 días y los tres años. Contamos con Centros de Primera Infancia (CPI), que dependen del Ministerio de Desarrollo y Hábitat y por este motivo habíamos solicitado que pasarán a la órbita del Ministerio de Educación. Jardín de infantes y primaria también tienen muchos problemas de vacantes.
Los jardines maternales realmente son una necesidad por el nivel socioeconómico de la Comuna ya que la mayoría de las familias no tienen donde dejar a sus hijos.
 
En la Comuna 3 muchas personas se encuentran en situación de calle: ¿cómo aborda el Gobierno de la Ciudad esta problemática en la pandemia?
Lo hace realmente muy mal. Una de las pocas cosas que podemos destacar de esta situación de pandemia es cómo algunas problemáticas quedaron expuestas, blanco sobre negro. La salud pública fue un tema de campaña, el Estado tiene que tener una fuerte presencia en salud y educación y en este contexto quedó claro cuáles son las prioridades.
El Gobierno porteño no podrá ocultar más la realidad de las personas en situación de calle, en los primeros días de haberse decretado la cuarentena los paradores se llenaron, quedando excluidas un montón de personas y eso que abrieron todos los lugares que tiene el Gobierno de la Ciudad destinados para esta población. Los números calculados desde organizaciones sociales y espacios opositores se quedaron cortos, la gente en situación de calle es mucho más de la calculada producto de los últimos cuatro años de gobierno macrista a nivel nacional, y de los 13 años en la Ciudad de Buenos Aires. No hubo ningún tipo de programa que contenga y acompañe a esta población.
Nos preocupa muchísimo lo que pueda pasar luego de la pandemia. Un decreto presidencial prohíbe los desalojos y ya nos preguntamos qué pasará después, ya que nuestra Comuna cuenta con una porción de población vulnerable distribuida en hoteles, pensiones, inquilinatos y casas tomadas.
La situación en los hoteles es complicada y por aspectos ilógicos. Por dar un ejemplo: solicitamos un subsidio habitacional para una persona que se está quedando sin hotel y nos dicen que es solamente para personas en calle efectiva: por más que esas personas y/o familias estén a punto de quedar en esa situación en pocos días, no actúan antes. Recién ahí le piden certificado de trabajador social, presupuesto de hotel, papeles de ANSES, trámites en los que tienen que perder por lo menos un mes, si es que los consiguen, estando a la intemperie. La Ciudad no te va a ayudar hasta que no estés en la calle, es el mensaje.
 
¿Cómo ves el proceso de descentralización?
En ese sentido, estamos muy esperanzados en progresos como los que llevan adelante los compañeros del Frente de Todos a cargo de las Comunas 4 y 8 para avanzar en la descentralización. Ojalá que eso impacte en las otras trece comunas para que la Ley de Comunas (1777) sea una realidad de una vez por todas.
 
¿Por qué crees que la Ciudad de Buenos Aires es la más desigual?
Justamente porque es la más rica. Me da la sensación de que Buenos Aires, inspirada en la larga noche neoliberal que empezó con Mauricio Macri y sigue con Horacio Rodríguez Larreta, está apostando a ser una ciudad de élites, donde vivan solamente los agroexportadores y sus hijos, que compran un departamento por año para tenerlo cerrado.
En San Cristóbal, que es bien barrio, – porque Balvanera tiene más construcción en altura -, venimos observando una tendencia desde hace años y es que las constructoras avanzan sobre las casas chorizo, las que compraban hace dos décadas las nuevas generaciones cuando se iban de las casas de los padres trabajando y ahorrando.
Y con suerte tras una vida de trabajo le dejabas algo a tus hijos, una casa más o menos armada. Ahora viene una constructora, les ofrece tirarle la casa y construir cinco pisos, a cambio de dos departamentos y se construyen edificios de 1500 dólares el metro cuadrado. No creo que esté mal el progreso, pero también tienen que estar contemplados los que no pueden pagar esos precios y se tienen que ir de la Capital porque no es para pobres.
Eso me genera un enojo absoluto, creo que son las políticas que tenemos que erradicar. Sé que suena difícil cuando se votó un nuevo código urbanístico, escrito a la medida de las empresas constructoras, pero tenemos que trabajarlo.
 
¿Cuáles son las diferencias entre el norte y el sur? ¿Cuáles crees que son las prioridades de Rodríguez Larreta?
Te cuento una anécdota para graficar las desigualdades que se ven constantemente entre norte y sur: hace poco discutimos con la presidenta de la Junta Comunal 3 (Silvia Collin), porque circuló una foto de un contenedor verde, para reciclables, desbordado de desperdicios de todo tipo. Ella sostenía que los vecinos eran desordenados para reciclar, a lo que le contesté que, si no tienen dónde tirar la basura, hay un punto en que, si es negro, naranja, violeta o amarillo, la van a arrojar donde vean un contenedor. La gente dejó las bolsas alrededor del tacho porque no tenía opción.
Si cruzo avenida Córdoba hacia el norte hay cuarenta cestos de basura por cuadra y hasta uno se marea de la cantidad de colores diferentes que hay, uno para cada cosa. Acá en el centro-sur cuesta encontrar otros que no sean los containers negros.
Las plazas también son totalmente diferentes, en el norte hay pisos especiales, juegos, hamacas inclusivas y acá, con suerte, las hamacas tienen las dos cadenas.
Es una lógica que la vamos a transformar, el electorado ya comenzó a modificar su tendencia. En nuestros barrios los resultados que obtiene el Frente de Todos son ostensiblemente mayores que los que se dan por encima de la línea de la avenida Córdoba. Creo que eso se va a extender, y vamos a poder cambiar los resultados electorales en principio al menos hasta esa línea.
 
¿Qué otras falencias crees que se profundizaron en la pandemia de coronavirus?
Desde el principio venimos planteando el abandono en el que estaba el Hospital Ramos Mejía, la grave situación con respecto a la poca cantidad de personal sanitario en relación a la cantidad de camas. La situación ahora está medianamente controlada. Se actuó bien al ser una de las primeras comunas en las que se instaló una posta sanitaria con el Plan Detectar.
El Comité de Emergencia de la Comuna pudo influir medianamente en la logística de la posta y eso fue acertado. Los equipos vinieron con los criterios de hisopado adaptados a los de un edificio de clase media, que no son los mismos para casas tomadas o pensiones, con gran cantidad de espacios comunes como baños y cocinas. Las condiciones de hacinamiento y división de espacios son totalmente distintas. No veíamos en ellos mala fe sino total desconocimiento y negación del modo de vida de miles de ciudadanos en estado de vulnerabilidad en la Ciudad.
Había como un mantra de que “en los barrios solo vive la clase media” y como en un cachetazo de realidad, en cada inquilinato que les proponíamos que fueran a hisopar se encontraban con el 60% de casos positivos. La situación no es peor porque San Cristóbal y Balvanera son barrios con una historia de pelea muy fuerte. Al ser organizados logramos construir herramientas con las organizaciones sociales y políticas que marcaron un quehacer en la pandemia y ayudó a que la situación no se desmadre.
 
¿Qué observas cómo urgente para mejorar en la Comuna 3?
Me parece que la cuestión de vacantes es prioritaria, y, además, ataca estrictamente al patrimonio histórico del barrio. En mi caso, nací y me crie en San Cristóbal, hice la primaria en el Posadas, un colegio público, y de mis dos mejores amigos, uno era hijo de un médico y el otro de un encargado. Convivíamos los tres, nos divertíamos, nos unían nuestras diferencias. Era una clase media de Buenos Aires con un gran rango de diversidad y adaptación. Eso cambió bastante desde la lógica educativa actual. Por ejemplo, quise mandar a mi hija a la escuela pública y no conseguí vacante, año tras año, por las prioridades para chicos con carencias de algún tipo que llenaron las plazas. Mi hija va con otros chicos que pueden pagar una cuota. Esta división social genera un empobrecimiento en la formación de nuestros hijos, que hace que estén cada vez más encapsulados y tengan menos roce con la movilidad social de la que se jactaba Argentina hasta hace veinte años atrás.
Entonces, creo que es urgente resolver la situación de las vacantes de la educación pública en la Ciudad de Buenos Aires y especialmente en nuestra Comuna. Tiene que ser una prioridad.
 
¿Cuáles son las problemáticas más acuciantes en la Comuna 3?
La problemática latente en el ámbito educativo y sobre todo con la falta de vacantes escolares; la falta de espacios verdes y las serias dificultades en la gestión de residuos y basura.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?