CULTURA

El protocolo para la reapertura de los teatros no alcanza a las salas independientes

Aunque el consenso en torno al valor simbólico de la apertura de las salas es casi generalizado, los referentes del teatro independiente dicen que la implementación en su sector es inviable. Todos coinciden en la exigencia de que se declare la emergencia cultural en la Ciudad de Buenos Aires.


El fin de semana pasado volvió el teatro con público a la Ciudad de Buenos Aires y la avenida Corrientes se convirtió en el epicentro de la reactivación teatral. Sin embargo, la euforia deja de lado a las salas independientes, aquellas que tienen una capacidad para 40, 50 o a lo sumo 60 espectadores y que son una pieza fundamental de la escena cultural porteña. Un sector que la sigue remando luego de haber pasado los aumentos de tarifas de los servicios del Gobierno de Mauricio Macri, la constante persecución y clausuras de las gestiones macristas y larretistas en la Ciudad y ahora la pandemia de coronavirus.  
 
“El manejo del discurso ‘feliz' de la vuelta al teatro es peligroso, porque nos deja solos, genera un ‘sálvese quien pueda’, y una profunda división del sector teatral”, declara a Página 12 Sebastián Moreno, gestor del Teatro Carnero y miembro de la asociación civil Espacios Escénicos Autónomos (ESCENA). Además, sostiene que “esta apertura sin acompañamiento económico, es funcional al Gobierno de la Ciudad, al que le conviene esta situación, y así se justifica el abandono... total ya estamos abiertos, ¡ahora a trabajar!”. Bajo esta nueva realidad surgen varias preguntas: ¿el teatro independiente puede volver? ¿hay políticas públicas que garanticen el regreso? Y en todo caso, ¿qué implica “volver”?
 
“Pensar que se puede volver a un lugar después de todo lo que pasó ya de por sí es un poco difícil. En todo caso, yo no hablaría de 'una vuelta', sino de -si se puede- un nuevo comienzo”, reflexiona Mariano Stolkiner, gestor de El Extranjero y miembro de la Asociación Argentina del Teatro Independiente (ARTEI). En un marco de ocho meses de paralización de actividades, el consenso en torno al valor simbólico de la apertura de las salas es casi generalizado.
 
“La medida aporta un valor simbólico en el sentido de que la actividad deja de estar clausurada. Creo que eso es un avance, pero en lo económico no modifica la situación de emergencia y endeudamiento en la que la mayoría de las salas se encuentran”, dice a Página 12 Liliana Weimer, presidenta de ARTEI -que representa a referentes de un centenar de salas de la Ciudad-. “Con el protocolo lo que se intentó modificar fue la estigmatización que se venía haciendo respecto del teatro como si fuese una actividad más contagiosa que otra. Pero el problema de fondo no lo modifica y a medida que pasa el tiempo sólo se va a acentuar y lamentablemente se va a ir modificando para peor”, complementa Stolkiner.

En el mismo sentido, Martín Ortíz, director del Teatro El Crisol escribe en el sitio especializado El Caleidoscopio de Lucy que “se han habilitado actividades que, en su cercanía física, no difiere mucho de las requiere la actividad teatral. Diez personas pueden juntarse a jugar al fútbol pero doce, cinco o tres actores y actrices no pueden compartir un escenario. En un colectivo veinticinco personas pueden viajar sentadas a una distancia mucho más próxima que aquella que separaría a estas mismas dos, en una sala de teatro. Pero esos dos pasajeros no pueden estar cerca como espectadores, ni siquiera con aforo limitado en las salas. Surge la pregunta/reclamo/exigencia: ¿Por qué ellos sí y el teatro no?”
 
No obstante, el regreso sólo será posible para quienes puedan cumplir con las condiciones del protocolo del Ministerio de Cultura de la Ciudad. “Es un paso adelante. Pero como suele suceder, esto está más dirigido a las salas comerciales que tienen una estructura y una dinámica distintas a la mayoría de las salas independientes”, expresa Moreno.
 
Sobre esto, Sebastián Kirszner, dueño de la sala teatral La Pausa opina: “Se unificó en un solo criterio algo que es bastante variopinto como es el quehacer teatral en nuestro país. No es lo mismo hacer teatro en una sala del circuito comercial, que en el circuito oficial o en el circuito llamado ‘independiente'”.
 
En La Pausa mantienen la postura de “mejor no abrir en estas circunstancias”. No sólo porque no es viable abrir la sala con un aforo tan pequeño, ya que terminan siendo más los gastos que los ingresos. Sino porque, además, el protocolo limita las posibilidades de desplegarse en escena y consideran que “el teatro está acompañado de una búsqueda estética y de lenguaje que se ven subordinados bajo esta nueva situación”. Sin embargo, también entienden que puertas adentro de la comunidad teatral independiente, “hay salas que están desesperadas, y si no abren ahora, tienen que cerrar definitivamente”.

“Entre los requisitos de los elencos en escena, descubrimos que el teatro es considerado mucho más peligroso que tomar unas cervezas o jugar un partido de fútbol 5. En el bar o la cancha de césped sintético, no se exige el distanciamiento de dos metros; entre actores y actrices en escena, sí. Se exige también proveer de alcohol en gel en la escena y, si la cercanía es de 15 minutos o más, deben ponerse barbijo. Ya imagino a Hamlet limpiándose las manos con alcohol luego de su encuentro con el fantasma de su padre. Y no me quiero ni imaginar a Blanche Dubois y Mitch viviendo su tensión con barbijo”,
ironiza el director de El Crisol.

Aunque las opiniones sobre abrir o no los teatros puedan ser muy disímiles, todos coinciden en la importancia de declarar la emergencia cultural en la Ciudad de Buenos Aires. “Creo que es una situación muy compleja, y en todo caso tenemos que buscar la forma de unirnos, en vez de enfrentarnos, para el reclamo de la emergencia”, dice Kirszner. Y agrega: “El Teatro Independiente se encuentra, en este momento, realizando una fuerte demanda al Gobierno de la Ciudad, criticando su falta de una política fuerte de apoyo económico al sector. Un reclamo que ya lleva meses y no ha encontrado respuesta en Enrique Avogadro, Ministro de Cultura de la Ciudad. Solo fueron evasivas, dilaciones y silencio”.
 
Durante los meses de cuarentena, los trabajadores de la cultura fueron de los más golpeados por la paralización de sus actividades. En ese contexto, surgió la campaña #EmergenciaCulturalBA con más de 60 organizaciones que se manifestaron desde un principio a través de redes sociales.
 
El movimiento viene exigiendo la aprobación por parte de la Legislatura de los proyectos de ley de emergencia económica en la cultura, la ayuda económica a espacios, trabajadores del sector, editoriales y librerías independientes y la creación de una mesa de trabajo con la cartera cultural para participar en la conformación y distribución del presupuesto 2021.
 
“El protocolo tiene que ser complementado con políticas a largo plazo que tengan como gran paraguas contenedor la declaración de la emergencia cultural a fin de destinar los recursos necesarios para poder sostener nuestra actividad”, expresa a Página 12 Ana Laura López, integrante de ESCENA.
 
En cuanto a la viabilidad que pueda tener el protocolo, varía mucho en cada sala. Para cumplirlo hay que realizar una inversión inicial de termómetros digitales, alcohol, cartelería y extractores de aire, entre otros tantos requisitos. “De parte del Gobierno de la Ciudad se recibió en abril el equivalente a 10000 pesos por mes y hay salas que pagan alquileres de 40, 60 mil pesos, sin contar empleados, mantenimiento y por supuesto con 9 meses sin ingresos. Económicamente es inviable”.
 
En relación a las que pueden abrir bajo estas nuevas circunstancias, Moreno manifestó que “por el momento es todo incertidumbre. Estamos pidiendo presupuestos para pagar los certificados de circulación de aires y viendo cómo adaptar las salas. La apertura estará dada por aquellos espacios que puedan sostener abrir seguramente a pérdida”.
 
¿Cuántas salas cubrirán sus gastos fijos de servicios, alquileres y, en algunos casos, hasta cuotas de préstamos? ¿Cuánto habrá que cobrar las entradas para que a todos les rinda la esperanzadora convocatoria de llenar las salas? ¿Se va a cobrar $700, $800, $900, para que la actividad justifique su inicio en términos económicos? ¿Habrá público que pague esas entradas? ¿Habrá público que pague $350, $400 o $450? ¿Habrá público?”, se pregunta Ortíz.
 
Aunque todavía resta hacer un diagnóstico de todas las salas, el panorama no es para nada esperanzador: “Preferimos no hablar de números porque la situación es tan compleja como en el principio de la pandemia y las perspectivas no son las mejores si el Gobierno de la Ciudad no implementa medidas acordes al problema”, puntualiza Moreno.
 
En esa misma línea, y pensando en un balance sobre lo que dejará fin de año, Weimer sentencia: “lamentablemente sé que muchos compañeros y compañeras van a tener que cerrar definitivamente. Sobre todo, si no llega un rescate o una ayuda de emergencia”.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?