TRANSPORTE

Las obras de las estaciones Villa Crespo y La Paternal no tienen fecha de continuación

Hace un año que no hay obras y aún no saben cuándo terminarán las estaciones Villa Crespo y La Paternal del ferrocarril San Martín. La licitación no está aprobada. El Gobierno porteño dice que no son prioridad en el contexto de la pandemia.


Ya pasó un año de la paralización de las obras en el Viaducto San Martín. La construcción de las estaciones Villa Crespo y La Paternal está totalmente paralizada. Hay calles cortadas al tránsito, obradores y vallados perimetrales cerrados, los vecinos de la zona conviven con esta situación desde hace doce meses.
 
Las obras se encuentran paralizadas porque el contrato adjudicado en 2016 a la UTE conformada por las firmas Green-Rottio por 3.100 millones de pesos fue rescindido por el Gobierno porteño el 13 de septiembre del año pasado a raíz de la falta de pago a las empresas subcontratadas. Si bien se preveía para febrero de este año un nuevo llamado a licitación para terminar las obras, sobre todo en las estaciones, la implementación de la cuarentena a raíz de la pandemia de Covid-19 frenó todo nuevamente.
 
“En el marco de la pandemia del Covid-19 y en línea con la emergencia sanitaria declarada en la Ciudad de Buenos Aires, fue necesario ordenar y priorizar las obras proyectadas para la próxima etapa”, explicaron a Perfil desde la Secretaría de Transporte y Obras Públicas. “En este sentido, se dejaron de priorizar obras que, o bien ya habían sido iniciadas o tenían empezado su proceso licitatorio; es el caso de las estaciones La Paternal y Villa Crespo, de las que aún no se firmó el contrato. No hay fecha de inicio por el momento”, agregaron.
 
En la misma dirección, señalaron que “en lo que respecta a las tareas pendientes del sistema de señalamiento, completamiento de vías y escaleras de emergencia fueron continuadas, ya que se trata de trabajos que apuntan a garantizar la seguridad de la obra del viaducto. Las de señalamiento ya finalizaron y en las próximas semanas se completarían los trabajos de vías”.
 
El Viaducto San Martín se inauguró sin terminar el 10 de julio del año pasado, en medio de la campaña de las PASO porteñas, fue presentado como una de las grandes obras urbanísticas de la Ciudad, junto al Paseo del Bajo y el Viaducto Mitre. La obra quedó inconclusa, el tren circula entre las cabeceras de Retiro y Dr. Cabred, en Luján, pero no se detiene en esas estaciones, Villa Crespo y La Paternal.
 
Un mes después de su inauguración, unas 50 empresas que participaban de las distintas fases del proyecto denunciaron que dejaron de cobrar más de 400 millones de pesos por parte del grupo Green-Rottio, que entró en cesación de pagos pese a que la estatal Autopistas Urbanas SA (AUSA) realizó todos los desembolsos de acuerdo al avance de obra. Por este conflicto, no se terminaron las estaciones elevadas de La Paternal y Chacarita-Villa Crespo, que ya deberían estar listas. Esta situación no solo afectó a los usuarios del ramal, sino que derivó en la queja de vecinos y comerciantes que piden la conclusión de los trabajos.
 
El Viaducto San Martín tiene una extensión total de cinco kilómetros y circula por los barrios de Palermo, Chacarita, Villa Crespo y La Paternal. Como parte del proyecto se reconvirtieron 11 pasos a nivel: avenida Córdoba; avenida Corrientes; avenida Jorge Newbery; Trelles/Warnes; Honduras; Gorriti; J.A. Cabrera; Niceto Vega; Loyola; Ramírez de Velasco y Girardot; y se realizaron 11 aperturas de calles: Castillo, Aguirre, Vera, Villarroel, Iturri, Leiva, Caldas, Concepción Arenal, Montenegro, Santos Dumont y Costa Rica.
 
Según datos de la Ciudad, el ramal es utilizado por unos 90 mil pasajeros a diario y tiene una extensión de 70 kilómetros entre la estación cabecera Dr. Cabred, en la provincia de Buenos Aires, hasta Retiro, conectando a la ciudad con los municipios de Tres de Febrero, Hurlingham, San Miguel, Pilar y Luján.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?