COMUNA 6

Vecinos de Caballito denuncian obras que no cumplen la cuarentena

Es en Avellaneda al 1300, junto al club Ferrocarril Oeste. Sospechan que junto a las viviendas intentarán levantar el shopping que se había desestimado en la Legislatura.


En medio de la cuarentena estricta en el AMBA, vecinos del barrio de Caballito denunciaron el inicio de obras de excavación en parte de un predio que había sido adquirido por el grupo IRSA en 1998, donde la desarrolladora proyectaba un shopping y torres, que por presión de las organizaciones barriales no prosperaron, y en el que se levantarán cuatro complejos de viviendas multifamiliar con galerías y cocheras comerciales.
 
Fabiana Martínez, arquitecta y urbanista advirtió a Página 12 que "el Gobierno de la Ciudad está violando el decreto nacional de la nueva fase de aislamiento al permitir la obra. Las excavaciones y demoliciones en obras privadas no están autorizadas en esta etapa. El 1º de julio se cayeron las excepciones y ellos siguen funcionando con la normativa que se dictó antes de la nueva cuarentena". Por su parte, voceros del Gobierno porteño aseguraron que "dichas actividades están autorizadas".
 
Una de las primeras denuncias fue del Consejo Consultivo Comunal de Caballito, que agrupa a vecinos y organizaciones de ese barrio. Martín Iommi, integrante del Consejo, dijo a Página 12 que el primer día de la nueva fase de confinamiento en el Área Metropolitana ingresaron al predio ubicado sobre Avellaneda 1314 "unos diez camiones y una grúa", en ese terreno que tiene un largo historial de reclamos de las organizaciones barriales y sociales que buscan que se transforme en una zona verde.
 
En el mismo sentido, el comunero por el Frente de Todos, Osvaldo Balossi, expresó a Página 12 que "hay máquinas retroexcavadoras y camiones retirando tierra. Y es llamativo y no tiene lógica que en este contexto de vuelta a fase 1 estén trabajando, cuando las obras están paradas. La obra no cumple con ninguna de las condiciones por las que se podría habilitar en esta etapa, no genera peligro inminente, ni hay submuraciones a medio terminar, sino que es una obra que arranca desde cero y en el que se vio a personal trabajando sin barbijo". No obstante, el presidente de la Junta Comunal 6, Federico Ballán, informó que la obra tiene permiso y está habilitada.
 
Ballán sostuvo a Página 12 que "la excavación se hace con permiso de la Dirección General de Fiscalización y Control de Obras. Es lo primero que chequeé ante la denuncia de los vecinos. Es un predio que era de IRSA que se lo cedió al grupo Portland, en un acuerdo entre privados. Tiene registrados los planos, y la empresa C&E Construcciones es la empresa excavadora autorizada. Durante la primera etapa de la cuarentena, en el momento más restringido, tuvimos unas diez denuncias por obras. En todos los casos verificamos, llamamos a fiscalización y estaban habilitadas".
 
De acuerdo al decreto 576/2020 que dispone la extensión de la prórroga del "Distanciamiento social, preventivo y obligatorio", hasta el 17 de julio inclusive, fechado el 29 de junio, sólo estará habilitado el "Personal afectado a la actividad de demolición y excavación por emergencias". El listado de las actividades y servicios que se declaran esenciales, y las personas afectadas a ellos durante el plazo de vigencia de la medida, no contempla bajo ninguno de los rubros la posibilidad de gestionar el permiso único de circulación para estos trabajos.
 
La denuncia por la ejecución de la obra también reflotó los cuestionamientos sobre el proyecto inmobiliario, que está ubicado en el predio aledaño al club Ferrocarril Oeste, que era el dueño original de una parte de los terrenos que, cuando el club quebró en los 90, pasaron a manos del Estado nacional y luego fueron vendidos al grupo IRSA. Venta muy cuestionada porque, según detalló Martínez, vendió el predio sin una ley del Congreso como establece el artículo 75 de la Constitución Nacional. "Fue una estafa", sintetizó la arquitecta.
 
Luego, a partir de 2006, hubo sucesivos intentos para conseguir la rezonificación del predio para permitir la construcción de un shopping, que no fue aprobado. La Legislatura finalmente le otorgó una zonificación R2a2, es decir, residencial con densidad de ocupación alta. Fracasado el intento de construir un shopping, la empresa dividió el predio en cuatro parcelas. Según el permiso de obra otorgado por el Gobierno de la Ciudad para la obra donde ya están trabajando, en Avellaneda 1314, se construirán 18.723 metros cuadrados.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?