EMERGENCIA SANITARIA

Niñez en cuarentena: riesgos y búsquedas de medidas para un sector invisibilizado

Dos legisladoras trabajan en un proyecto para proponer salidas reguladas en la Ciudad. Ya hubo advertencias del Comité de Derechos del Niño sobre los efectos del encierro en niños y niñas y Unicef le llevó su preocupación al Presidente, quien se comprometió a analizarlo.

Foto: El País.


Niños y niñas están ausentes en las calles porteñas desde antes del inicio de la cuarentena obligatoria. Ya en la semana previa, cuando se suspendieron las clases, las y los más chiquitos prácticamente dejaron de circular. En los últimos días y ante un panorama de aislamiento que parece a punto de volver a extenderse, crece la preocupación entre familias y especialistas sobre los riesgos que implica el encierro prolongado para el sector infantil, el más invisibilizado en el marco de la pandemia y hasta ahora sin ninguna flexibilización oficial al aislamiento.

El tema circula en redes, con debates y cruces entre madres y padres alarmados y quienes desestiman sus reclamos en post de mantener la cuarentena. En la Ciudad, según consignó Página 12, dos legisladoras trabajan en un proyecto para proponer salidas reguladas. Se trata de María Rosa Muiños y Claudia Neira, quienes desarrollan un proyecto que contempla la posibilidad de salidas controladas, con un orden y horarios determinados. “Un chico que está encerrado en un departamento de un ambiente sin luz hace más de treinta días empieza a tener problemas de salud. Y eso tenemos que contemplarlo. Estamos estudiando si hay una forma seria y responsable de que sin ningún riesgo para nadie, los chicos aunque sea por algunos minutos puedan estar afuera y correr una cuadra”, dijo a Página 12 Neira, diputada del Frente de Todos.

La legisladora contó que buscan “elaborar un plan para que haya el menor contacto posible con otras personas”. Una opción sería establecer salidas específicas, en un horario donde haya menos circulación de personas –por caso, al mediodía- y donde se pueda pautar una circulación preferencial en ese lapso para los chicos. Las salidas podrían tener un orden establecido por el número de DNI del adulto a cargo o por la numeración del lugar donde viven. La idea central sería que pudieran caminar en un radio cercano al domicilio, de no más de 400 o 500 metros, sin abrir las plazas ni ningún otro cambio drástico que pueda afectar el aislamiento preventivo.

“Necesitamos dar la discusión sobre cuándo y cómo los niños y niñas van a poder salir de la cuarentena. La decisión administrativa 490/2020, que se ha tomado para las personas con discapacidad y las del colectivo del trastorno del espectro autista, nos permite pensar en un protocolo que flexibilice el confinamiento y garantice los derechos humanos de las niñas y los niños, aún en época de pandemia”, señaló en el mismo sentido Manuela Thourte, legisladora porteña por UCR-Evolución.

En tanto, según consignó el diario La Nación, el tema ayer formó parte de la conversación que tuvieron el presidente Alberto Fernández y directivos de Unicef, donde se habló sobre la posibilidad de que se flexibilice la cuarentena para permitir que los menores puedan salir a la calle, en actividades supervisadas por adultos.

"Le comentamos al Presidente que salieron recomendaciones del Comité de Derechos del Niño a los gobiernos para garantizarles esa posibilidad a los menores. Le contamos que estamos viendo qué se está haciendo en diferentes países", dijo ese medio la representante de Unicef en la Argentina, Luisa Brumana.

Se refería a la recomendación del 8 de abril que advierte sobre "el grave efecto físico, emocional y psicológico" de la pandemia en niños y niñas y hace un llamado a los Estados a proteger los derechos de los menores. En el punto 2 de esa recomendación se propone "explorar soluciones alternativas y creativas para que los niños disfruten de sus derechos de descanso, ocio, recreación y actividades culturales y artísticas". El Presidente se comprometió a analizar el tema, a partir de los resultados de las experiencias de los países que ya han tomado medidas en esa línea.

Por su parte Marisa Graham, Defensora del Niño, Niña y Adolescentes, se refirió a una posible flexibilización de la cuarentena para menores y declaró que “hay que tener en cuenta que si existe esa posibilidad tiene que ser de una manera muy ordenada y muy bien pensada” y fue contundente en que “no queremos desde la defensoría tener un viernes negro con los niños como tuvimos con los jubilados”. Además, aseguró que “por la evidencia que tenemos, privilegiaría a los menores de 6 años de zonas urbanas”, en diálogo con Andrés Lerner por FM La Patriada.

"Estamos pensando sobre todo en los chicos o chicas que viven en lugares cerrados, que no hay mucho sol, que no entra bien el aire” y remarcó que “es una medida que hay que analizar por jurisdicción”, detalló. Y agregó: "Pareciera que los adolescentes, si bien están haciendo un gran esfuerzo, son los que menos padecen el encierro y los que más lo padecen son los menores de seis años”. 

Graham manifestó que “la pandemia ha puesto de nuevo sobre la mesa todos los problemas estructurales que venimos arrastrando y que se agravaron en el último tiempo en los niños, niñas y adolescentes”. En esta línea aseveró que “todo hace presumir que los hechos de violencia sobre los niños y niñas han aumentado en este contexto de encierro” y aclaró que “los niños y niñas que viven en una familia con violencia de género no son testigos sino que también se convierten en víctimas”. Para concluir, subrayó que “hay que felicitar a los niños, niñas y adolescentes porque son los que más han cuidado a los demás y a ellos mismos”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?