CIUDAD

El Gobierno porteño demandará por 700 mil dólares al joven con coronavirus que volvió al país en Buquebus

La administración de Horacio Rodríguez Larreta se presentó como querellante en la denuncia original contra el sospechoso.



El joven de 21 años que regresó en barco a la Argentina proveniente de Uruguay sin informar que tenía coronavirus, aunque presuntamente ya lo sabía, será demandado por las autoridades del Gobierno porteño, que le reclaman 700 mil dólares por los costos del operativo sanitario que se realizó cuando el buque en el que viajaba llegó al puerto de la Ciudad de Buenos Aires. 

La administración de Horacio Rodríguez Larreta se presentó como querellante en la denuncia original contra el sospechoso, la cual se tramita en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 9, a cargo de Luis Rodríguez, con la intervención de la fiscal María Alejandra Mángano. 

Según consignó el sitio Iprofesional, la cifra que está en juego sería el total por el traslado de las ambulancias del SAME y los profesionales hasta la sede de Buquebus, donde se tomaron las medidas de prevención correspondientes para evitar nuevos contagios, y el traslado a un hotel cercano de los otros casi 400 pasajeros que iban en el mismo navío. 

 "El chico que estaría contagiado bajó del tercer piso (del ferry) y le habría avisado a las autoridades del barco lo del coronavirus". 



El joven, que vive en Belgrano, ya enfrentaba una grave situación judicial: cuando llegó al país, se le inició un sumario en virtud de los alcances del DNU dictado por el presidente Alberto Fernández, que promovió la aplicación de artículos del Código Penal para este tipo de conductas, indicó el diario La Nación.

Todo comenzó con un joven de 21 años que viajo desde Holanda a Uruguay. Ante la presencia de síntomas, el chico fue dejado en observación en el Hospital de Clínicas de Montevideo. Antes de tener confirmado si tenía o no el virus COVID-19, salió del hospital y se tomó el buque “San Patricio”, de Buquebus, que zarpó a las 18.30 de Colonia y arribó dos horas después a Buenos Aires. 

Cuando el buque estaba llegando, la tripulación informó que había una personas que podría tener el virus, por lo que no podrían desembarcar hasta que llegaran autoridades sanitarias porteñas para organizar un operativo de cuarentena. Allí se desplegó un operativo de la Policía de la Ciudad y el SAME.

Una de las pasajeras relató que “el chico estaba con otros amigos, y me llamó la atención que todos tenían unos barbijos impresionantes, mucho mayores y mejores que los que se consiguen acá, lo que daba a entender que venían de Europa”. Y agregó: “Lo que llamaba la atención es que algunos no se sacaban ni las capuchas y además no hablaban entre ellos, estaban callados y muy quietos”.

Además, la mujer relató que “el chico que estaría contagiado bajó del tercer piso (del ferry) y le habría avisado a las autoridades del barco lo del coronavirus, lo que generó todo el nerviosismo y el drama posterior". Las versiones indican que el joven recibió un mail desde el hospital que confirmaba la portación de COVID-19.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quiros, detalló que los 400 pasajeros deberán cumplir un período de aislamiento de 14 días. La medida aplica también a las y los integrantes de la tripulación. Esta mañana, luego del episodio, la empresa Buquebus suspendió las operaciones “por tiempo indeterminado” y “por razones de fuerza mayor”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?