EDUCACIÓN Y DERECHOS

“Hoy asesinaron a un pibe de mi escuela”, la dramática carta de una docente de Soldati

“Nunca en todos mis años laburando en Villa Soldati había sentido tanta fragilidad y violencia en estos nenes”, escribió la profesora de un nene de 14 años asesinado al resistirse a un abuso sexual. “Cuando hablamos de la desprotección de las niñeces y la ausencia del Estado nos referimos a esto”.



La carta de una docente se viralizó en las últimas horas. Fue escrita con la angustia de haberse enterado del crimen de uno de sus alumnos. Un nene de 14 años que vivía en el barrio La Esperanza, en Villa Soldati. Presuntamente fue asesinado cuando se resistió a ser abusado sexualmente por su padrastro (quien luego se suicidó). “Estos problemas pasan todos los días. Y varios alumnos empezaron a contar situaciones de abuso a partir de esto. Los docentes estamos sobrepasados”, lamentó.

El asesinato ocurrió el miércoles último. Celeste Crosetto, profesora de artes visuales en la Escuela 2 del Distrito Escolar 19 “Arturo Jauretche”, se enteró el jueves a la mañana cuando llegó a trabajar. Alex C. iba a primer año en el turno noche. La última vez que lo había visto había sido en la clase del lunes. Para masticar la angustia, en la escuela se armó una ronda de reflexión en el patio, para escribir y dibujar.

“Hoy asesinaron a un pibe de mi escuela en Soldati”, empieza la carta que Celeste puso en circulación y que se replicó cientos de veces. “Lo primero que hacés es tratar de poner una cara al relato. Son tantxs pibxs, tantos años, tantas divisiones. Hasta que llega, un pibe tranquilo, me la pasé todas las clases cagándolo a pedos de distintas maneras porque no largaba el jueguito en el celular, a veces con un poco más de ingenio y humor que otras. Entonces me miraba y se reía. Se reían sus compañerxs. Largaba el teléfono unos dos o tres minutos, hacía que dibujaba un poco, hasta que volvía a la carga ATR con la pantalla”, sigue.

Y remarca: “Cuando hablamos de la desprotección de las niñeces y la ausencia del Estado nos referimos a esto. Las escuelas deberían tener un gabinete integrado con psicólogxs, psicopedagogos, trabajadores sociales, todos los días, todos los turnos. Lxs docentes estamos rotos, ya no podemos contener más nada de toda esta bola de mierda cotidiana. Y no hay red, ni capacitación, ni contención de ningún tipo que te ayude a sobrellevar esta salvajada”.

En el remate de su carta, la docente escribió: “Estos pibes que todos los días se caen de los balcones, los pisan los camiones, los abusan en la casa, los mata la policía. La naturalización de la violencia es el único mecanismo de defensa que tienen. Nunca en todos mis años laburando en Villa Soldati había sentido tanta fragilidad y violencia en estos nenes. Hoy estoy derrotada”.

Mientras hay una investigación en curso y una comunidad educativa conmocionada, la docente cuenta que en la escuela hay “una psicóloga una vez por semana” en los turnos mañana, tarde y noche, según las 18 horas semanales que dispone el Gobierno de la Ciudad. “El día que va la psicóloga los alumnos hacen fila. Lo que hace es charlar un poco con cada uno y derivar a algún centro del barrio”, cuenta a Nueva Ciudad. Pero señala que es muy difícil hacer el seguimiento de cada caso, y que si no hay familias sostén –por distintos motivos- muchas veces los chicos y chicas no continúan los tratamientos.

“No tengo claro si las palabras faltan, si las palabras sobran. Me pareció que había que decir algo para que alguien lo escuche. Me quedo con tu sonrisa, cada vez que te cagaba a pedos”, escribió la profesora para despedirse de Alex.

COMENTARIOS


ENCUESTA

Elecciones 2019: ¿Creés que habrá segunda vuelta en la Ciudad?