TRÁNSITO

Se suman 16.500 lugares para estacionar en los barrios

Por el recorte de la línea amarilla en las ochavas, se amplió la disponibilidad para estacionar; a fines de mes, habrá 5500 más; no ceden las quejas por la falta de espacio ni las infracciones.


La ciudad sumó 16.500 nuevos lugares para estacionar en la vía pública este año, desde que empezó a implementarse el cambio en la demarcación de las ochavas. Los espacios están distribuidos en gran parte de los barrios, aunque aún resta rediseñar un cuarto de las esquinas para cuando finalice abril, de acuerdo con lo planificado por el Gobierno porteño, informa La Nación.
 
Igualmente, estacionar en la calle sigue siendo una difícil tarea diaria y aun en las zonas beneficiadas por el plan oficial se ven rodados detenidos donde la línea amarilla lo prohíbe. Mataderos es uno de los barrios en los que se reformaron las esquinas. En algunos casos, el cambio se detecta con facilidad ya que se ven rastros de la anterior demarcación. No sucede en todas las ochavas.
 
Con el fin de mejorar el uso de los espacios para el estacionamiento en la vía pública y ordenar la normativa vial para promover la seguridad, la Secretaría de Transporte porteña lanzó en enero un plan para crear alrededor de 22.000 lugares en las calles para fines de este mes y alcanzar 356.654 plazas disponibles. Se aplica un criterio único para todas las 48.000 ochavas de las 12.000 manzanas porteñas: los cordones de los cruces semaforizados serán amarillos hasta un máximo de 7,5 metros y los de esquinas sin semáforos, de hasta 10 metros. A la fecha, se generaron 16.500 nuevos lugares, lo que eleva en un 5% los 334.654 que había antes del proyecto.
 
"Ya implementamos el 75% de las nuevas ochavas previstas. Optimizamos el espacio disponible de estacionamiento y las normas son más claras para conductores y peatones", dijo a La Nación Juan José Méndez, secretario de Transporte.
 
Según datos oficiales, los cambios en las demarcaciones alcanzan a 38 de 48 barrios: Agronomía, Barracas, Belgrano, Chacarita, Coghlan, Colegiales, Constitución, Flores, La Boca, La Paternal, Liniers, Mataderos, Monte Castro, Pompeya, Núñez, Palermo, Parque Avellaneda, Parque Chacabuco, Parque Chas, Parque Patricios, Recoleta, Retiro, Saavedra, Vélez Sarsfield, Versalles, Villa Crespo, Villa del Parque, Villa Devoto, Villa General Mitre, Villa Lugano, Villa Luro, Villa Ortúzar, Villa Pueyrredón, Villa Real, Villa Riachuelo, Villa Santa Rita, Villa Soldati y Villa Urquiza.
 
Núñez es uno de los barrios porteños que más quejas reúnen por la problemática del estacionamiento, indican desde el Gobierno de la Ciudad. Los otros: Palermo, Belgrano, Villa Urquiza, Caballito, Villa Devoto, Flores, Saavedra, Liniers, Almagro y Recoleta.
 
A diario, 1.600.000 autos circulan por las calles porteñas. Los datos oficiales agregan que, entre espacios privados y públicos, hay poco más de 1.000.000 de plazas para estacionar vehículos en la Capital. El contexto económico no ayuda: muchos vecinos optaron por empezar a dejar su rodado en la calle para ahorrar. Y a eso se le suma el cierre de garajes, muchos de ellos por problemas de rentabilidad. En el último año bajaron sus persianas 200 playas, alerta a La Nación Eduardo Sánchez, presidente de la Cámara de Garajes Estacionamientos y Actividades Afines (Cagesra). Eso significa unos 18.000 espacios menos para estacionar.
 
Los vecinos de Belgrano solicitan a las autoridades porteñas que debajo del viaducto del ferrocarril Mitre que se está construyendo se genere algún espacio público para estacionar rodados.
 
Solo hasta comienzos de marzo y en controles realizados únicamente en los alrededores de estadios de fútbol durante partidos, los agentes de tránsito detectaron 8250 infracciones por vehículos mal estacionados, según informó la Secretaría de Transporte. Durante 2018, el estacionamiento en lugares prohibidos fue la infracción más común con 1.351.561 actas labradas, el 32% de todas las multas registradas.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?