CIUDAD TRANSODIANTE

Golpearon a la activista trans Lara Bertolini en Parque Lezama: “Acá putos y travas no queremos”

Ocurrió el martes pasado por la noche mientras paseaba a su perro en la plaza. Luego de ser golpeada con una botella, pidió ayuda a unos jóvenes que tampoco se solidarizaron.

El pasado martes por la noche, la activista Lara Bertolini se encontraba paseando a su perro por el Parque Lezama cuando un hombre de aproximadamente 20 años la insultó al grito de “acá putos y travas no queremos, rajá de acá”. Ante la agresión, Bertolini le contestó: “No sé quién serás vos para echarme: si tenés huevos, vení y sácame a trompadas”.

Mientras continuaba su camino, el agresor se acercó y le pegó con una botella en la cabeza lo que la hizo caer al suelo, el joven comenzó a tirarle piedras al perro mientras ella se encontraba en el piso. Cuando la activista puedo reincorporarse el agresor se escapó hacia un auto que lo esperaba con más personas.

Bertolini se encontraba ensangrentada y marea, intento pedirle ayuda a dos jóvenes que se encontraban en la plaza pero no la ayudaron. “Me indigna que ni siquiera en esas situaciones de vulnerabilidad exista cooperación con lxs otrxs, sino el ‘no te metas’. Me acerqué porque me generó confianza ver que tenían los pañuelos verdes en las mochilas, pero nada”, cuentó Bertolini a Página 12.

Finalmente, un joven que dormía en un banco de la plaza fue quien auxilió a la trabajadora trans del Ministerio Público Fiscal y la acompañó al hospital. Al regresar a su casa, Bertolini llamó a su obra social porque continuaba mareada, al llegar la misma la discriminación se hizo presente. “La ambulancia tardó 30 minutos y bajó un enfermero que me asistió y me preguntó con tono bien irónico qué hacía en Parque Lezama a esa hora. A lo que le respondí: ‘Mire, si me va a verduguear, me pega otro botellazo y listo, total es lo mismo’”. Bertolini hará una exposición judicial por los comentarios desafortunados del “profesional”.

“Es muy preocupante lo que estamos viviendo, antes no podíamos transitar en el espacio público por la persecución policial, ahora, no sólo eso, sino que estamos en una bisagra en donde esos modos de legitimidad los ordena la sociedad bajo su odio, estigmas y habilitaciones simbólicas donde violentar o matar a ciertas minorías saben que no tienen ningún tipo de condena”, concluyó Bertolini.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?