ESPACIO PÚBLICO

Insólito: el Ente de Higiene Urbana no pudo precisar cuántos vehículos tiene para limpiar el sur porteño

El informe de la Auditoría General de la Ciudad advirtió además que el organismo a cargo de la limpieza en la Comuna 8 realizó contrataciones directas para solventar gastos para otras áreas, por más de $87 millones. Desmanejo presupuestario y servicio con falencias.



Hay tres respuestas para una sola pregunta: ¿Cuántos vehículos tiene a su cargo del Ente de Higiene Urbana, responsable de la limpieza del sur porteño? El organismo informó la existencia de 78. Pero la Dirección General de la Flota Automotor del Gobierno de la Ciudad contó 54. Mientras que la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) identificó 80. Y no fue la única irregularidad que reveló el organismo de control, que advirtió sospechosas contrataciones directas por más de 87 millones de pesos.

Los datos surgieron de la investigación de la AGCBA sobre cómo se llevan a cabo los trabajos de limpieza en el sur porteño, que dependen del Ente de Higiene Urbana, encargada de limpiar los espacios públicos de la Zona 5 (Villa Lugano, Villa Riachuelo y parte de Villa Soldati).

El informe, aprobado este año según consignó el portal El Auditor, se realizó sobre la gestión 2016. Allí constan no sólo las distintas respuestas a la pregunta de cuántos vehículos operan para el ente, sino que además se observó que “en ninguno de los vehículos identificados por la AGCBA consta en forma visible la Oblea de RTO (Revisión Técnica Obligatoria) o VTV (Verificación Técnica Vehicular) conforme la normativa vigente”.

La investigación apuntó además al manejo de fondos. En este sentido, la Auditoría detectó que “se han aprobado gastos del Ente de Higiene Urbana que corresponden a otras unidades ejecutoras”. Es decir que a través del uso del decreto 433/2016, dictaminado para ‘agilizar’ operaciones que garanticen la prestación de un servicio y que, por su carácter de ‘impostergable’, se hacen por fuera de la normativa vigente.

Al analizar estas contrataciones directas, los auditores se encontraron con que, de todas las operaciones que hizo el Ente de Higiene bajo esta modalidad, “el 71,54% correspondió a otras Direcciones Generales”, lo cual implica que fueron para distintas reparticiones del Gobierno porteño. En total, $ 87.635.505,72 se usaron de ese modo, sobre un presupuesto de  $ 412.250.351.

El organismo de control concluyó que “el Ente de Higiene Urbana durante 2016 contó con los recursos presupuestarios suficientes para realizar una gestión más eficiente y eficaz. Todo ello no fue ejecutado conforme los objetivos propios de la repartición, pues alta proporción de gastos ajenos al organismo fueron solventados con partidas presupuestarias propias y, prácticamente, con lo que se devengó por compras de urgencia de otras jurisdicciones se podía haber dado curso a la compra de camiones, la cual se paralizó sin fundamento alguno”.

Entre las falencias encontradas en relación a la tarea del Ente, incumplida por no usar los fondos para fines propios según la Auditoría, los técnicos detectaron que “el 63% de los contenedores instalados en la vía pública carece de mantenimiento suficiente” y que “la hermeticidad no está cumplida en un 35%”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?