COMUNA 8

Lugano: Chicos sin clases por aulas que llueven

En una escuela que está bajo las tribunas del Autódromo Gálvez los alumnos se turnan para ir a clases porque llueve adentro de las aulas.


La comunidad educativa de la Escuela N° 18 D.E. 21 “Jorge Newbery”, más conocida como "Escuela Granja", cortó la avenida Roca, en el límite entre los barrios de Villa Lugano y Villa Riachuelo. Ayer martes, se movilizaron a la Legislatura con el objetivo es hacer visible un problema que los persigue desde hace dos semanas: Por las lluvias, 8 salones que están debajo de una de las tribunas del Autódromo Gálvez fueron clausurados, para no perder las clases se turnan según el grado de los chicos.
 
Según contaron los padres a Clarín, el lunes pasado un arquitecto del Gobierno porteño habilitó un aula, pero el martes la maestra tuvo que dejarla con sus alumnos porque seguía cayendo agua del techo, donde está el tubo de luz.
 
Como la modalidad es de jornada completa los chicos almuerzan allí. Pero eso también se complicó, ya que según denuncian los padres, tanto la cocina como el comedor sufren filtraciones, incluso en las cajas de luz, y no pueden funcionar con normalidad.
 
Son unas 20 las aulas que están debajo de las tribunas del Autódromo Gálvez, también están el comedor, la cocina, la biblioteca y las oficinas de los directivos. "La semana pasada un nene recibió una descarga. Entró mojado, y como llueve por los cables de las lámparas y en los tableros, se pudo haber electrocutado", dijo a Clarín Marta Rodríguez, una de las madres.
 
También contó que hay aulas en las que se habían hecho refacciones con yeso y los paneles se desprendieron. "Por suerte pasó cuando no había nadie, porque si no hubiera caído arriba de los chicos", narró.
 
Según los padres, el año pasado les aseguraron que iban a hacerse trabajos de impermiabilización de las gradas: "Pero después supimos que no se hizo, aunque ya estaba la licitación firmada, y ahora cae agua adentro de la escuela". Y afirmaron que todavía no tuvieron respuestas oficiales.
 
También cuentan que los días de lluvia los llaman para que retiren a los chicos de la escuela, ya que no pueden dar clases. "El 40 por ciento de los chicos que van a ese colegio reciben allí un plato de comida que de otra manera no tendrían", describen.
 
Entre los alumnos hay muchos chicos de Lugano y Villa Riachuelo, pero también de localidades vecinas del Gran Buenos Aires como Villa Celina y Lomas de Zamora.
 
La institución es la única escuela granja que tiene la Ciudad. Además de aprender sobre actividades como la producción de alimentos orgánicos, animales de granja y sus cuidados, los alumnos experimentan con energías renovables y el cuidado del medio ambiente.
 
Ahora, los padres piden que les den respuestas sobre los trabajos para solucionar el problema, ya que desde que se clausuraron las ocho aulas por precaución, todavía no se iniciaron los obras.
 
"Ya hace dos semanas que los chicos se turnan para tener clases y esto no da para más. Lo que queremos es que nos digan cuando van a avanzar con las obras, porque al paso que vamos pueden pasar 20 días más o un mes. Y si vuelve a llover todo se va a demorar más", insiste Marta.
 
Fuentes del Ministerio de Educación porteño dijeron a Clarín que tomaron conocimiento de la situación y que la empresa Solmi S.A. trabajará en las reparaciones. Además, agregaron que esperan terminar las tareas de impermeabilización antes del final de esta semana.
 


COMENTARIOS



UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?