TRANSPORTE PÚBLICO

Ocho líneas de colectivos incorporaron cámaras a sus unidades

413 colectivos que circulan en el área metropolitana tienen cámaras; se espera que a mediados de este año sean 1000 y que a fines de 2019 se complete la instalación del sistema de vigilancia en 19.000 unidades.


El principal objetivo de la incorporación de cámaras en los colectivos es el de registrar lo que sucede dentro de cada vehículo en pos de resguardar de la delincuencia tanto a pasajeros (víctimas de robos y acosos) como a choferes, informa La Nación.
 
El reclamo de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) para que se implementara esta medida llevaba años. A mediados de 2017, el Ministerio de Transporte de la Nación, el de Justicia y Seguridad de la Ciudad y la Secretaría de Transporte porteña anunciaron la instalación de cámaras en las 19.000 unidades que transitan por el área metropolitana, que son utilizadas por más de 10 millones de personas.
 
El proyecto tiene varias etapas. El primer objetivo es que a mediados de este año 1000 unidades de 16 líneas cuenten con cámaras de vigilancia. Ahora, esta tecnología está en las líneas 7, 23, 44, 70, 76, 101, 135 y 150. Ya se están instalando en las líneas 33 y 45, indicaron a La Nación desde Transporte de la Ciudad.
 
El criterio de selección de las primeras líneas se basó en cubrir las zonas "más calientes o líneas que circulan por la red de metrobús de la ciudad o atraviesan centros de transbordo", explicaron a La Nación desde la Secretaría.
 
Con el correr de los meses, el sistema se extenderá a los 10.000 colectivos de las 137 líneas nacionales que circulan por el área metropolitana. En 2019 concluirá con la instalación en las 9000 unidades de líneas municipales y provinciales.
 
Una vez terminada la instalación de los dispositivos de videovigilancia, las líneas ingresan en la fase de prueba del Sistema de Arribo Predictivo. Si resulta y los datos son precisos del movimiento de cada unidad, la información se publica en la aplicación BA Cómo Llego para que los usuarios tengan información exacta de los distintos recorridos. Ahora, se puede saber cuándo llega el próximo servicio en siete de las líneas que tienen filmadoras.
 
Cada unidad lleva cuatro cámaras que parecen pequeños domos. Una, de alta definición, apunta hacia la puerta de entrada del ómnibus; la segunda toma las imágenes internas hacia la parte trasera; hay otro dispositivo apostado en el frente de la unidad, que graba lo que sucede en la calzada, y una cuarta que toma imágenes desde la parte trasera interna hacia el frente del rodado. Por último, dentro del vehículo hay una pantalla que proyecta las imágenes provenientes de las cámaras internas. Se está evaluando la implementación de una suerte de botón de alerta para que los choferes tengan la posibilidad de emitir una señal en caso de un incidente a bordo.
 
Actualmente, la Secretaría de Transporte porteña tiene el acceso a las filmaciones, que quedan almacenadas durante 30 días en caso de que la Justicia las requiera como elemento de investigación. Una vez que funcione el Centro de Gestión de la Movilidad, las imágenes serán supervisadas en tiempo real. El secretario de Transporte, Juan José Méndez, dijo a La Nación que "Cuando haya alguna situación en algún servicio vamos a poder intervenir con los agentes de tránsito y también con la policía".


COMENTARIOS



UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?