¿QUIÉN ES?

El padre del nuevo ministro de Cultura porteño: polémico defensor de genocidas

Enrique Avogadro asumió ayer en el ministerio de Cultura porteño. Su padre es un ferviente defensor de los militares. Mirá sus polémicos dichos.

El nuevo ministro de Cultura porteño Enrique Avogadro tiene 41 años recién cumplidos. Hasta agosto de este año, fue número dos de la cartera cultural de la Nación, conducida por Pablo Avelluto, cuando renunció por la “relación tensa” que lo unía a este último.

Estudió en el Newman —colegio por donde pasó, no sólo Mauricio Macri, Alfonso Prat Gay, Jorge Triaca, Emilio Basavilbaso y José Torello—. Pasó a la Universidad Torcuato Di Tella donde se graduó de Licenciado en Estudios Internacionales; por la Universidad de San Andrés (magíster en Administración y Políticas Públicas) y la Universidad Austral (magíster en Gestión de Contenidos).

Logró el cargo de Director General de Comercio Exterior (en 2009 el área pasó a llamarse Industrias Creativas y Comercio Exterior) que ejerció hasta diciembre de 2013. También dirigió el Centro Metropolitano de Diseño y, con no más experiencia que esa en cuestiones culturales, en enero de 2014 pasó ser el número 2 del Ministerio de Cultura de la Nación.

SU PADRE. Uno de los puntos más polémicos relacionados al nuevo Ministro tiene que ver con su familia. También llamado Enrique Avogadro, su padre perteneció a la “Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia”.

Según contó el periodista Horacio Vertbisky, allí estaba dentro del sector de abogados de grandes empresas, muchos de los cuales litigan contra el Estado en foros internacionales y también defendían militares que actuaron en la última dictadura cívico-militar. Esta asociación en mayo de 2010 remitió una carta pública a la Corte Suprema de Justicia.

En ese documento este grupo de letrados sostenía que desde 2003 se consagró una justicia de dos velocidades que niega derechos y principios esenciales “a los militares y fuerzas de seguridad empleados para combatir el terrorismo”, quienes son juzgados por delitos de lesa humanidad “que no existían como tales al momento de los hechos”.

Acá te mostramos algunos de los polémicos dichos de Avogadro padre en los medios:

Sobre los organismos de Derechos Humanos: “(El Gobierno) no se dio cuenta que el terreno de los malversados derechos humanos era el campo de batalla elegido por el perdidoso kirchnerismo y el “club del helicóptero” para continuar con su guerra abierta contra Mauricio Macri, la democracia y la República. Siguió tolerando, y subsidiando, las actividades desestabilizadoras del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS, de Horacio Verbitsky), de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), de Madres (Hebe Bonafini, quien el jueves pasado reiteró su incondicional apoyo a Cristina Elisabet Fernández) y Abuelas (Estela Carlotto) de Plaza de Mayo e H.I.J.O.S., y hasta les permite la posesión de lugares y edificios emblemáticos que debieran pertenecer a toda la ciudadanía”.

Sobre los juicios a genocidas: “Durante dos años, el Gobierno creyó que, para conseguir la paz que buscaba, bastaba con su total prescindencia respecto al accionar del Poder Judicial colonizado y la completa inacción de la Secretaría de Derechos Humanos frente a la situación de los ancianos militares y civiles detenidos por presuntos crímenes de lesa humanidad. Esa inútil política de seducción incluyó cancelar cualquier esperada medida tendiente a la revisión de las írritas sentencias dictadas en los fraudulentos procesos de venganza, que mantienen casi dos mil presos políticos en las cárceles de todo el país”.

Sobre Santiago Maldonado y Milagro Sala: “Pese a que ya había alterado el orden constitucional con sus acciones a favor de Milagro Salas, una política presa por la multiplicidad de delitos de los que se la acusa, y humillado con ello a la Justicia argentina, el Gobierno continuó contribuyendo financieramente al sostenimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ahora se ha sumado a la tergiversación (la “desaparición forzada” en manos de la Gendarmería) de los hechos comprobados en el caso de Santiago Maldonado, que encontró la muerte ahogándose en un río del sur, mientras acompañaba los actos terroristas de esa falsa etnia”.

COMENTARIOS


ENCUESTA

Elecciones 2019: ¿Creés que habrá segunda vuelta en la Ciudad?