PESE A LOS FRENOS DE CAMBIEMOS

Diputadas frenaron la sesión y lograron convertir en ley la paridad de género en las listas

Tras estar congelado un año y a pesar del esfuerzo del macrismo por no tratar el proyecto en la Cámara baja, las diputadas frenaron la sesión, metieron la cuestión en el temario y sancionaron de madrugada la legislación que obliga a todas las fuerzas políticas a intercalar hombres y mujeres en las listas parlamentarias.

En una histórica sesión y a contramano de los palos en la rueda del macrismo, la Cámara de Diputados finalmente convirtió en ley a la paridad de género con 168 votos a favor y sólo 4 en contra, que habilita a que el 50% de las listas legislativas estén compuestas por mujeres. Sin embargo, su sanción no estuvo exenta de fuertes discusiones y reiteradas amenazas y estrategias de parte de los diputados de Cambiemos de hacer caer la sesión al dejarla sin quórum.

Es que el proyecto -que ya tenía la media sanción del Senado desde hace 12 meses- no estaba incluido en el temario de la sesión, en donde se debatió sobre la ley de Compre Argentino y de Defensa de la Competencia, entre otras. Pero un acuerdo previo entre diputadas de la mayor parte de los bloques -menos Cambiemos- provocó la modificación del plan del macrismo: debía incluirse el proyecto, que estaba cajoneado hace un año, para aprobarse esa misma noche.

La iniciativa la tuvo la diputada de Libres del Sur Victoria Donda, quien reclamó al presidente de la Cámara, el macrista Emilio Monzó, votar para apartarse del reglamento y así incluir "de prepo" el proyecto. "No tenemos problemas en quedarnos hasta el mediodía, no tenemos tanto sueño", chicaneó Donda, cerca de las 1 y media de la mañana, previendo las excusas del oficialismo.

Esto provocó murmullos y enojo en los diputados varones de Cambiemos, que escalaron hasta tal punto que el interbloque amenazó con irse y dejar vacío el recinto para hacer caer la sesión. ¿La excusa? Que el tema no se había consensuado previamente.

Sin embargo, la realidad es que el Gobierno había incluido la paridad de género como prenda de cambio en la ley de Reforma Política, que habilitaba el rechazado por todos los sectores voto electrónico, y quería negociar ambas cuestiones dentro del mismo combo.

De hecho, esta actitud PRO contraria a permitir la participación igualitaria de las mujeres en las listas parlamentarias se cristalizó a las claras en que de los 4 diputados que rechazaron el proyecto, tres son de Cambiemos: Nicolás Massot, José Torello y Héctor "Pirincho" Roquel. El restante fue Pablo López, del FIT.

Eran las 2 de la madrugada y Mario Negri, presidente de la Cámara y jefe de Cambiemos, estaban asombrados y buscaban obstruir el avance. "Hay un temario acordado en labor parlamentaria y si no lo respetamos no podemos sesionar", se excusó el radical cordobés.

Pero Donda insistió en votar la salida del plan de sesión, para lo que hacen falta dos tercios de los presentes. El recinto pronto se convirtió en un polvorín: el radical Miguel Bazze hacía gestos de votar en contra y las diputadas massistas y kirchneristas increpaban a sus colegas de Cambiemos con gestos de complicidad.

Karina Banfi, de la UCR y sindicada como militante feminista, pidió la palabra para decir que estaba a favor pero en contra de los modos. "Estamos a favor de la paridad y hay compromiso de nuestras autoridades de llevarlo a labor parlamentaria y discutirlo como corresponde. Queremos un debate, pero no vamos a permitir que nos vengan a manejar a las 2 de la mañana la agenda. Respetamos los acuerdos políticos. No somos un cachivache", gritó.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?