Buscan que los buzones sean patrimonio histórico de la Ciudad

El Observatorio de Patrimonio y Políticas Urbanas busca recuperar los buzones de correo y que sean patrimonio histórico de la Ciudad.

Los buzones de correo que todavía quedan en algunas esquinas porteñas son parte del acervo cultural urbano de la Ciudad de Buenos Aires. Y si bien fueron un engranaje fundamental del servicio postal hasta los años 90, a partir del auge del e-mail quedaron en el olvido, usados como tachos de basura o vandalizados con pegatinas y graffitis. Con el cambio de siglo, había unos 400 en las calles porteñas. Hoy quedan cien, de los cuales sólo veinte están en funcionamiento.

En plan de rescatar los pocos que quedan esparcidos por la Ciudad, un grupo de vecinos decidió recuperarlos a partir de una iniciativa que apunta a limpiarlos y repintarlos del color original, rojo con la base negra, con el objetivo final de que sean declarados Patrimonio Cultural de la Ciudad y se los proteja por ley.

El Observatorio de Patrimonio y Políticas Urbanas, coordinado por la vocal de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Bienes Históricos, Mónica Capano, presentó el miércoles pasado el pedido de Declaración de Monumento Histórico Nacional de los Buzones, a la vez que realizará un pedido de informe a la Legislatura sobre el paradero de los que se retiraron de la vía pública, y otro a la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Bienes Históricos, para que intervenga en lo que considere necesario.

A su vez ya llevan recuperados varios buzones, como el que se ubica en Independencia y Quintino Bocayuva en el barrio de Boedo. "Nos encontramos con 110 buzones inventariados, de los cuales unos 30 estaremos pintando durante los meses de mayo y junio, devolviéndole su color rojo original, al tiempo que impulsamos en la Legislatura, una ley que los declare Bien Integral del Patrimonio Cultural de la Ciudad de acuerdo a la Ley 1227, protegiendo a este centenar que aún subsiste en las calles porteñas", señala a Diario Popular Matías Profeta, integrante del Observatorio.

“Muchos buzones se perdieron cuando se repararon las veredas donde estaban instalados y se los llevaron a diferentes depósitos, o se rompieron por un accidente de tránsito”, agrega. Y otros, apunta, "llegaron a venderse en distintos sitios de internet".

"Creemos que es el momento de esforzarnos para preservar los tradicionales como parte del patrimonio histórico y cultural de la Ciudad de Buenos Aires, en tanto son una referencia para pensar la articulación entre comunicación y ciudad y sus cambiantes materiales y simbólicas", añadió Luis Blasco, también integrante de Observatorio.

Hasta el momento recuperaron los buzones de las esquinas de Beruti y Laprida, y de Azcuénaga y Pacheco de Melo, ambos en el barrio de Recoleta. “Empezamos a trabajar en abril de este año, y la idea es seguir todos los fines de semana que sean necesarios para terminar 2015 con la mayor cantidad de buzones recuperados. La respuesta de los vecinos es muy alentadora”, cuenta Profeta a Diario Perfil.

Quienes quieran sumarse pueden contactarlos en Facebook/Guarda.Patrimonio Vivo.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?