EMERGENCIA SANITARIA

Segunda ola: el Gobierno apunta a nuevas restricciones, pese a las reticencias de Larreta

Límites a la circulación nocturna y a los encuentros sociales, entre las primeras medidas de la nueva etapa. Ante una suba de contagios récord, la Provincia pide restricciones fuertes y la Ciudad se niega a aceptar medidas que afecten a la actividad privada y las libertades individuales.



En medio de un sinfín de reuniones y discusiones, con posturas que apuntan a fuertes restricciones y otras que se niegan a esas medidas pese a la suba récord de contagios de coronavirus, el Gobierno nacional apunta a establecer medidas como restringir la circulación nocturna y limitar las reuniones sociales.

Pese a las idas y vueltas y a las reticencias del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a aceptar cierres ante la segunda ola, el récor de más de 20 mil casos en las últimas 24 horas aceleró los planes para anunciar nuevas medidas.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se reunieron ayer en Casa Rosada con autoridades porteñas y bonaerenses. El Gobierno nacional dio cuenta de la necesidad de sumar fuertes limitaciones a la circulación durante la noche, pero no había consenso sobre si el límite estaría a las 22 o a las 24.

Además de discutir el horario, fue materia de debate si se tratará solo del cierre de locales nocturnos o se buscará prohibir totalmente la circulación de la población, algo similar a un toque de queda. En Ciudad ya anticiparon que no acompañarán políticamente a una medida de ese tipo, según consignó La Nación.

El decreto vigente vence este viernes, pero la urgencia de la suba de contagios requiere medidas urgentes. La administración de Axel Kicillof reclama decisiones más estrictas por al menos dos semanas, mientras que la gestión de  Larreta no quiere aceptar medidas que afecten a la actividad privada y las libertades individuales. Su postura va en línea con el planteo del PRO, que ayer fijó su posición en relación a no acompañar restricciones pese a la suba de contagios.

Las resoluciones que se tomen a nivel nacional no correrán solo para el AMBA, sino para todos los departamentos que están en “rojo” porque tienen indicadores epidemiológicos a niveles alarmantes.

Vizzotti dijo ayer que “la segunda ola ya es un hecho”, y que son necesarias medidas “intensivas, transitorias, tempranas y localizadas geográficamente” para disminuir la circulación del coronavirus. “Necesitamos tres semanas de un esfuerzo más grande para lograr vacunar a quien tiene más riesgo de morir”, advirtió, en un anticipo de lo que vendrá.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?