CORONAVIRUS

¿Qué fue lo que más vendieron las farmacias en la cuarentena?

Fórmulas anti-obesidad, vitamina C, pastillas para dormir y ansiolíticos figuran entre los medicamentos más demandados.


Durante la cuarentena por el coronavirus en Argentina cayó el consumo en general porque estamos más tiempo en casa. Pero hubo ciertas líneas de productos que aumentaron las ventas y, en algunos casos, llegaron a triplicarse. Por ejemplo, las fórmulas anti-obesidad, la vitamina C y los ansiolíticos.
 
La categoría llamada “Alimentos antiobesidad” incluye formulaciones dietéticas que favorecen el metabolismo de sustancias, ayudan a controlar el peso, los niveles de glucosa, el colesterol y los triglicéridos.
 
Un comparativo de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) arroja que estos productos aumentaron un 198%. Pasaron de vender 237.228 unidades en los primeros seis meses de 2019 a entregar 708.220 cajas en igual período de este año, atravesado por el confinamiento.
 
“Son suplementos dietarios que se compran sin receta, no son medicamentos. Entre ellos están el Satial, AMPK y Metabolic Cla, el primero es un bloqueador de hidrato de carbono y los otros dos son complejos enzimáticos. No podemos afirmar que subieron ‘debido’ a la cuarentena, si bien es claro el dato que durante la cuarentena aumentó su consumo”, explica a Clarín Juan Manuel Santamaria, gerente general de IQVIA.
 
Esta empresa registró que la categoría “alimentos antiobesidad” creció un 308% durante la cuarentena. En el segundo trimestre de 2019 se vendieron 94.618 unidades y en el mismo período de 2020 alcanzaron los 386.490 despachos.
 
Otro producto estrella fue la vitamina C. “De los datos surge que se empezó a tomar antes de la cuarentena, quizás como 'prevención' por el coronavirus, aunque esto no sea así. Y se continuó tomando en mayor proporción durante la cuarentena”, continúa Santamaria.
 

La vitamina C estaba en baja en 2019 (-17% que igual período del año anterior) y, de repente, en 2020 subió un 85%, según los informes de IQVIA. En el segundo trimestre de este año, durante la cuarentena en Argentina, se vendió 555.543 unidades.
 
La COFA informa que el consumo de vitamina C subió un 96%. En los primeros seis meses de 2019 se vendió 805.534 unidades y en mismo período del 2020 aumentaron a 1.578.924. Por ejemplo, las ventas del “Redoxón triple acción” crecieron un 202%.
 
De marzo a julio del 2020 (en comparación con igual periodo del año anterior) subió un 10% la venta de ansiolíticos, lo que representa unas 100 mil unidades mensuales. En la misma línea, aumentó el uso de antidepresivos, entre un 5 y un 9%.
 
“Esto se lo puede relacionar al efecto del aislamiento, de la falta de certezas, de la situación de vida de las personas”, analiza a Clarín Rubén Sajem, director del Centro de Profesionales Farmacéuticos (Ceprofar).
 
“En estos meses se vio un incremento en esos dos tipos de medicamentos. Tampoco es algo que no pueda preverse, ni que se esté yendo de las manos la situación. Es de esperar que durante el aislamiento muchos médicos hayan decidido recetarlos”, continúa Sajem.
 
Subieron hasta un 20% los medicamentos de venta libre que ayudan a mejorar el sueño o el descanso, como los desarrollados a base de tilo, pasiflora y valeriana (hierbas medicinales), melatonina, o difenhidramina.
 
Según datos de IQVIA, los tranquilizantes estaban en baja en el segundo trimestre de 2019 (-5%) y repuntaron en igual período del 2020 (+7%). Durante la cuarentena en Argentina, se vendieron 3.030.814 unidades. Los antidepresivos crecieron un 5% en 2020 (se vendieron 2.577.591 unidades en el segundo trimestre). Y los antipsicóticos subieron un 12% (se vendieron 1.604.920 unidades en el mismo periodo).
 
El Centro de Profesionales Farmacéuticos (Ceprofar) reconoce que hubo más bajas que aumentos en la venta de medicamentos, en referencia a la situación de aislamiento y a la menor actividad de la gente. Por ejemplo, desde marzo hasta julio (en comparación al 2019) cayeron un 10% los medicamentos de venta libre.
 
Decreció el consumo de medicamentos “de invierno” porque la gente no salió a la calle y se contagió menos gripe y resfríos. Bajaron un 50% los antigripales de venta libre y también cayeron un 50% los antibióticos vinculados a las enfermedades respiratorias, principalmente la amoxicilina.
 
Se redujo un 20% las ventas de productos de dermatología (tratamientos de belleza, para el acné, y para enfermedades de la piel). Y un 15% los analgésicos antireumáticos y para el deporte, adjudicados a la situación de aislamiento, porque generalmente se usan más cuando las personas tienen una actividad intensa.
 
Subieron un 200% los antisépticos y desinfectantes (en distintas versiones como jabones, spray, o soluciones). Y entre un 15% y un 20% los protectores y cremas para las manos debido al efecto de lavarlas con frecuencia y el uso de alcohol en gel.
 
Los tratamientos para enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, colesterol y diabetes, se conservaron. Sin aumentos, ni disminuciones. “Eso es positivo. Gran parte de estos medicamentos han sostenido la gratuidad por parte del PAMI. No se ven los problemas que solía haber en cuanto al aumento de precio. Y las obras sociales y prepagas han encontrado el mecanismo para que el paciente acceda a la receta, por medios digitales y teleasistencia”, concluye Sajem.
 


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?