COMUNA 15

Vecinos de Chacarita se oponen al cambio de sentido de la calle Iturri

El Gobierno porteño cambió el sentido de circulación de la calle Iturri en el barrio de Chacarita, los vecinos se oponen.


El sector del barrio Chacarita comprendido entre Jorge Newbery, las vías del ferrocarril San Martín y el Parque Los Andes, conocido como La Cueva, es un barrio centenario que goza de características fisonómicas, sociales, culturales e históricas que lo hacen único en el ámbito de la Ciudad: poca movilidad social, lo que permite que las familias pioneras del barrio aún sigan habitando en el mismo lugar, tranquilidad absoluta en sus calles y veredas donde aún puede verse a los vecinos compartiendo charlas a toda hora sin temor a la inseguridad, niños jugando en las veredas sin problemas, en síntesis: es el prototipo del “barrio de antes”, tranquilo, sin problemáticas graves.
 
Todo esto se vio amenazado a partir de fines de enero pasado, cuando a raíz de la construcción del Viaducto San Martín que provocó la apertura de varias calles, el Gobierno de la Ciudad a través de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte decidió de modo inconsulto y sin previo aviso modificar el sentido de circulación de la calle Iturri, corazón del barrio.
 
La calle Iturri es la prolongación de la avenida Dorrego del eje vial de alto tránsito Muñecas/Acoyte/José María Moreno/Centenera. Ese eje sumado a los caudales vehiculares derivados por Camargo/Darwin/Muñecas desemboca en la avenida Dorrego teniendo la posibilidad los automovilistas de ir a la derecha o a la izquierda por ellas prosiguiendo su marcha fluida. Pero el cambio de mano de Iturri (que es opuesto a la mencionada Muñecas) permitiría que todo ese aluvión de autos se derive por Iturri hacia el interior del barrio afectando de múltiples maneras la vida de los vecinos.
 
Camila Rodríguez, integrante de la Junta Comunal 15 por Unidad Ciudadana, expresa que “en la Comuna 15 esta práctica es sistemática: el Gobierno inicia obras sin avisar ni a la Comuna ni a los vecinos, ante el impacto negativo en sus vidas y la total falta de información y participación los vecinos reaccionan intentando frenar los cambios que los perjudica. Este tipo de conflictos, que  podrían haberse evitado con una real planificación previa que incluya la mirada de la escala comunal y la real participación vecinal. Pero Larreta elige seguir ninguneando a las Comunas, y el precio de su soberbia lo pagamos todos”.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?